miércoles, 14 de septiembre de 2011

Sin miedo al miedo

Nosotros no tenemos miedo al miedo, porque no hay margen para la cobardía ante una realidad que sobrepasa cualquier miedo que nos quieran infundir para intimidarnos.

Eva Caballé| No Fun/Delirio | 13-9-2011


Lo que temíamos ya nos ha pasado
El miedo es una herramienta de coerción e intimidación muy útil para silenciar y controlar.

Una amenaza silenciosa sutilmente te recuerda que puedes perder lo que tienes.

No te quejes, no hagas ruido, porque puede empeorar tu situación hasta convertirse en un infierno.

Atemorizar a las masas para que no se atrevan a rebelarse, censurando y deformando la realidad.

Pero el miedo es un arma muy peligrosa cuando se aplica a quien poco tiene que perder.

Cuando tú día a día es la lucha por la supervivencia, cuando vives una realidad paralela que nadie de los que te rodea puede ni tan sólo imaginarse, pierdes el miedo a este miedo abstracto que quieren infundirte, si es que alguna vez tan siquiera lo has tenido.

La realidad cruda y desgarradora se impone. El condicional y el futuro desaparecen ante un presente que avasalla y no deja espacio para nada más.

Aquí, ahora, es todo lo que importa y el miedo al miedo es meramente irrisorio ante los problemas reales que te obligan a actuar sin tregua para seguir adelante, para simplemente sobrevivir.

Cuando cada día es una batalla real que pone a prueba tu fuerza física y mental, el miedo al miedo no es nada más que una falacia, una ridícula amenaza frente a los obstáculos innegables del submundo en el que te has visto abocado a vivir.

A veces te atreves a asomarte por la ventana en un arriesgado juego para ver cómo viven los supuestamente más afortunados y te impresiona ver la gente paralizada por un miedo irreal que los mantiene adormecidos y viviendo sin sentir.

Es casi trágico ver cómo pasan por la vida de puntillas, atemorizados, anestesiados, controlados y sin ni siquiera darse cuenta.

Los que nos ha tocado vivir diariamente situaciones límites, como los afectados de Sensibilidad Química Múltiple; los que de un día para otro hemos sido relegados a ciudadanos de segunda, sin derechos pero aún con todas las obligaciones; los que nos hemos convertido en nómadas gracias a un mundo envenenado que está agonizando donde se nos roba nuestra salud, nuestra vida, nuestros sueños; nosotros no tenemos miedo al miedo, porque no hay margen para la cobardía ante una realidad que sobrepasa cualquier miedo que nos quieran infundir para intimidarnos, dominarnos y en definitiva anularnos.

Lo que nos temíamos ya nos ha pasado. Ya no tenemos nada a lo que temer.


(
Eva Caballé, afectada de SQM y colaboradora habitual de Delirio-Revista desde 2009, ha conseguido remover conciencias desde su única ventana al exterior, Internet.
Tras el éxito de su artículo traducido a nueve idiomas, Nacemos desnudos, en nuestra tercera publicación, Delirio 3 - El desnudo, publicó su libro, igualmente exitoso, Desaparecida. Una vida rota por la Sensibilidad Química Múltiple.
Sus objetivos son claros: Luchar para que este terrible mal sea reconocido como enfermedad y para que los que lo padecen tengan los mismos derechos que cualquier otro enfermo crónico.)



Más información:

2 comentarios:

afectada sqm dijo...

Soy la persona afectada por Síndrome de Sensibilización Central de Valladolid cuya resolución aparece en su web. Les rogaría que retirasen dicha Resolución ya que no he dado mi autorización para que sea publicada en su web y no deseo que mis datos aparezcan en ninguna página en internet.

Si tienen alguna duda contacten con la persona que se la facilitó.

Gracias

Dori Fernández dijo...

No entiendo que quiere decir y ¿donde aparecen sus datos aqui?, Eva Caballe publica esto en su nombre y veo que Vd. es anonimo, así que o se explica mejor y me dice donde pone Valladolid en el articulo de Eva o se queda como esta en mi blog.