jueves, 12 de septiembre de 2013

Alérgicos al ´wifi´

Médicos alertan del aumento de la electrosensibilidad, un trastorno que provoca dolor de cabeza, fatiga o pérdida de memoria por la exposición a campos electromagnéticos

Ana Ramil | A Coruña 12.09.2013 | 07:30

El microondas, el teléfono inalámbrico, el 'smartphone' o el 'wifi' del vecino son su peor enemigo. Los pacientes con electrosensibilidad reaccionan ante la exposición a campos electromagnéticos cotidianos, lo que les provoca desde dolores de cabeza a fatiga, pérdida de memoria o bloqueos momentáneos. Un trastorno, sin embargo, con polémica. La OMS no lo reconoce como enfermedad y hay quienes señalan que no existe.

joaquim fernández sola - Médico, experto en electrosensibilidad

La tecnología es su particular enemigo. Dolores de cabeza, fatiga, pérdida de memoria, bloqueo y confusión momentáneos u hormigueo de las extremidades forman parte de su día a día simplemente por hablar por el teléfono móvil, utilizar el microondas, pasar junto a una línea de alta tensión o con que uno de sus vecinos tenga el wifi activado. Son pacientes con electrosensibilidad, un trastorno diagnosticado por algunos médicos, pero que la Organización Mundial de la Salud aún no engloba en su listado de enfermedades. "No está reconocida como patología, pero lo cierto es que una de cada mil personas es sensible a la exposición de campos electromagnéticos", indica Joaquím Fernández Sola, médico del Hospital Clinic de Barcelona y uno de los pocos especialistas en este trastorno que hay en España.

Para los expertos el diagnóstico es sencillo, pero se demora ante la falta de conocimiento de este trastorno. "Basta con observar los cambios cerebrales en el paciente cuando, por ejemplo, habla por el móvil. La respuesta neurológica es distinta a la del resto de la población", señala Fernández, quien añade: "Además, estos pacientes notan una clara mejoraría en cuanto dejan de exponerse a las ondas". Para este especialista es cuestión de tiempo que la electrosensibilidad sea reconocida una enfermedad como ya ocurre en algunos países como Suecia. "En medicina se necesita tiempo. Se precisaron cinco siglos para ver que el tabaco tenía efectos nocivos para la salud", recuerda.

Los pacientes con electrosensibilidad presentan síntomas ante la exposición a campos electromagnéticos en dosis bajas, las permitidas por ley. Por eso, hay quien es escéptico sobre su existencia. Desde el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud sostienen que hasta la fecha, los estudios realizados indican que las ondas electromagnéticas "no tienen efectos adversos para la salud".

El mismo debate surge al hablar de los efectos a largo plazo de la exposición a campos electromagnéticos como el wifi. Asociaciones como la Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética o iniciativas como Escuelas sin wifi de la Fundación Vivo Sano alertan de la creciente exposición a estas ondas sin saber las consecuencias futuras para la salud de la población. "No hay un consenso científico sobre los riesgos que conlleva esta exposición continuada y por ello, queremos que los colegios eliminen el wifi. No tiene sentido exponer a los niños cuando hay una alternativa como es internet por cable", señala Alfredo Suárez, director de Escuelas sin Wifi.

Desde esta entidad piden que se aplique el principio de precaución tal y como el Consejo de Europa solicitó en el año 2011 en su resolución 1.815 sobre peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos en el medio ambiente. "Con respecto a las normas o niveles umbrales para las emisiones de campos electromagnéticos se recomienda que se aplique el principio Alara o tan bajo como sea razonablemente posible. (...). El principio de precaución se debe aplicar cuando la evaluación científica no permite determinar el riesgo con suficiente certeza, especialmente en el contexto de una creciente exposición de la población, incluidos en especial grupos vulnerables como la juventud y los niños", indica la resolución del Consejo europeo.

Escuelas sin Wifi sostiene que, de momento, sólo San Sebastián y un pueblo andaluz se han comprometido a eliminar el wifi de los colegios y dan consejos para reducir riesgos: apagar el wifi cuando no se use, impedir que los niños hablen por el móvil o que lo hagan donde hay buena cobertura, no colocarse el portátil ni la tablet sobre la piernas o conectarse lejos del router.

Fuente: http://www.farodevigo.es/sociedad-cultura/2013/09/12/alergicos-wifi/876094.html

2 comentarios:

Sonia Margarita Gómez Vázquez dijo...

Hola! Mi nombre Sonia Margarita, yo me preguntaba porque si tenía mis dolores normales se me habían acrecentado especial los dolores de cabeza y el cansancio... Y es que puse wifi en la casa. Ahora ya no es igual, se me olvida como escribir hasta algunas palabras oh, lo contrario las pienso y le pongo letras que no son. Ahora que lo leo. Puede ser claro! No hay ni un día que me levanté con dolores fuertes ... WAO! Gracias por el artículo ...

Dori Fernández dijo...

Gracias a ti por visitar el blog y dejar el comentario, me alegra saber que sea de utilidad y anima a seguir luchando.