viernes, 16 de noviembre de 2018

Electrosensibilidad, medioambiente y política

Las multinacionales financian investigadores científicos y utilizan grupos de presión para mantener en el mercado sustancias o productos que tienen un impacto en la salud y en el medioambiente. Con el desarrollo surgen nuevas enfermedades, como la Sensibilidad Química Múltiple y la electrosensibilidad, que por su carácter ambiental son atacadas por las maquinarias de manipulación de las industrias. En un sistema perverso la democracia resulta secuestrada por el poder de los negocios.

Hay enfermedades paradigmáticas, no solo referidas a la persona que las padece, sino por lo que dicen de la sociedad en la que se producen. Siempre ha habido problemas de salud asociados a una época o lugar, bien sea el escorbuto —por las carencias alimentarias—, el tifus —por las condiciones higiénicas— o la histeria —consecuencia de una moral victoriana demasiado estricta—.

Los cambios en el modo de vida humano han ido desterrando algunas patologías y generando nuevos problemas de salud como la obesidad por los excesos alimentarios y el sedentarismo, o la miopía, consecuencia de la mejor educación y acceso a la cultura de cada vez mayores sectores de población. El “progreso”, de manera más reciente, ha propiciado el incremento de determinadas patologías como las autoinmunes, los trastornos de la conducta infantil o el cáncer, y la aparición de nuevas enfermedades como las sensibilidades ambientales. La Sensibilidad Química Múltiple y la electrosensibilidad son enfermedades modernas vinculadas a factores ambientales asociados al desarrollo. Especialmente la electrosensibilidad es un problema de salud emergente que va creciendo al ritmo que aumenta la contaminación electromagnética procedente de aparatos e infraestructuras eléctricas y sistemas de telecomunicaciones.

En primera instancia, las sensibilidades ambientales nos están hablando del problema ecológico que se está produciendo en el planeta, consecuencia de una industrialización que no está teniendo en cuenta los efectos del abuso de sustancias químicas y las prácticas de explotación intensiva.
Paralelamente al aumento de sustancias tóxicas presentes de manera cotidiana, estamos contemplando una pérdida de biodiversidad y espacios forestales a un ritmo que algunos catalogan de extinción masiva y que se clasifica dentro de la nueva era geológica del antropoceno, caracterizada por el biocidio que el ser humano está cometiendo en el planeta Tierra.
En el caso de la electrosensibilidad nos encontramos con un ejemplo de cómo determinados intereses económicos corporativos mienten y manipulan para hacer prevalecer productos que tienen un impacto en la salud y en el medioambiente
Sin embargo lo que nos dicen patologías como la electrosensibilidad excede el marco medioambiental y alcanza una dimensión social añadida. No cabe duda que el problema ecológico es una cuestión política, relacionado con una forma de capitalismo ultraliberal que prioriza la rentabilidad económica a corto plazo y se comporta como si el patrimonio natural fuese ilimitado e indestructible. Pero en el caso de la electrosensibilidad nos encontramos con un ejemplo de cómo determinados intereses económicos corporativos mienten y manipulan para hacer prevalecer productos que tienen un impacto en la salud y en el medioambiente. Como primer gran caso demostrado de engaño a la opinión pública en este sentido tenemos el ejemplo de la industria del tabaco, que durante décadas compró investigadores y “expertos” para decir que el riesgo no estaba demostrado, cuando ellos mismos sabían desde los años 50 que su producto era perjudicial para la salud. Una parte de estos hechos se supieron por filtraciones internas que dieron lugar a condenas millonarias a las empresas productoras de cigarrillos y que narran excelentemente libros como Mercaderes de la duda, Ciencia a sueldo y películas como El dilema.

Los ejemplos de campañas de desinformación para mantener en el mercado sustancias o productos dañinos para la salud o el medioambiente se suceden a lo largo de la historia reciente. El amianto, los eftalatos; y más cercanamente el glifosato, del que desde hace años hay investigaciones que demuestran que es perjudicial para la salud. Un revelador informe elaborado por el grupo ambientalista Global2000 desvelaba los vínculos económicos con Monsanto de los investigadores que habían publicado estudios que negaban la relación entre este herbicida y el cáncer. Las presiones de la multinacional agroquímica a la UE y otras administraciones han hecho que, a pesar de la evidencia científica y las denuncias ecologistas, el glifosato siga siendo ampliamente utilizado en todo el mundo.

Son diversos los ejemplos de la persecución que ha padecido la electrosensibilidad por ser un problema de salud que está poniendo en tela de juicio la seguridad desde un punto de vista de la salud de un negocio billonario como el de la telefonía móvil. Quizá el caso más representativo sea lo ocurrido en el CESE a principios de 2015. Durante el 2014 este organismo consultivo europeo decidió elaborar un dictamen sobre la electrosensibilidad del que se encargó como ponente el español Bernardo Hernández Bataller. Tras consultar tanto a la industria como a diversos expertos y asociaciones de afectados, Bataller elaboró una propuesta de dictamen en la que se planteaba que el derecho a las telecomunicaciones debía contrapesarse con los derechos de las personas afectadas por el síndrome de intolerancia a los campos electromagnéticos, que se encuentran vulnerados al tener dificultades para el acceso a servicios y necesidades que se consideran básicas y universales. En la propuesta de dictamen se pedía el reconocimiento de la electrosensibilidad como enfermedad de carácter ambiental y la asistencia a estas personas en muchos casos en situaciones de gran precariedad. La propuesta de dictamen se aprobó en la sección TEN a la que pertenecía Bataller, pero dos días antes de su votación en el pleno, otro miembro del CESE, Richard Adams, presentaba una propuesta alternativa de dictamen en la que se negaba la existencia de la electrosensibilidad y se afirmaba la seguridad de los campos electromagnéticos utilizados en las telecomunicaciones. La propuesta de dictamen elaborada por Bataller y aprobada en la sección TEN fue rechaza y en su lugar, con el apoyo principal del grupo de empresarios, aprobada la propuesta de dictamen alternativo presentada por Adams. El dictamen sobre electrosensibilidad presentado por Adams se apoyaba en un informe del SCENIRH y el punto de vista de la OMS de que no hay evidencia científica que demuestre efectos en la salud dentro de los niveles legales de emisión de campos electromagnéticos. Sin embargo tanto la comisión del SCENIRH como el grupo de campos electromagnéticos de la OMS han sido acusados de falta de preparación, conflictos de interés generalizados y excesiva cercanía con la industria de telecomunicaciones.

Durante el proceso de aprobación del dictamen sobre electrosensibilidad en el CESE pudo saberse que Richard Adams, a pesar de pertenecer a la sección de organizaciones ambientalistas, tenía vínculos con dos empresas de telecomunicaciones, lo que hizo que varias organizaciones europeas entre las que estaban La PECCEM y EQSDS de España presentasen una queja al CESE y posteriormente al defensor del pueblo europeo, el cual acabó dictaminando que se había producido mala administración por parte del CESE en el proceso del dictamen. Sin embargo, la solicitud de anulación y un proceso para la elaboración de un nuevo dictamen no fueron tenidos en cuenta y Richard Adams, a pesar de haber quedado patente que actuó en nombre de la industria aunque figuraba como ambientalista, fue renovado por su gobierno como miembro del CESE y asignado a nuevas funciones como consejero dentro del mismo.

Hoy día si quieres mentir con éxito lo tienes que hacer científicamente. Esto lo saben las empresas multinacionales, que no solo financian a investigadores, sino que ejercen su control en el campo de la divulgación científica. La industria química, la farmacéutica, la alimentaria y la de las telecomunicaciones tienen a su servicio a científicos, periodistas especializados y expertos sobre las distintas áreas de su interés. De este modo puedes encontrar artículos de corte científico en los cuales por un lado se denuncian prácticas como la publicidad engañosa pero por otro se te dirá que no hay que preocuparse por los aditivos alimentarios si están aprobados por la EFSA o por las sustancias tóxicas de la agricultura, ya que están reguladas por las administraciones sanitarias y demostrada su seguridad por investigaciones científicas. Sin embargo si te informas un poco sobre algunos de estos aditivos alimentarios o sobre sustancias de uso agrícola como los pesticidas encontrarás estudios y opiniones científicas que contrastarán con esa visión tranquilizadora. Desde conocidos medios que aluden a la palabra ciencia en su nombre se hace una feroz crítica a las terapias alternativas, calificándolas de pseudocientíficas, sin embargo nada se dirá acerca de las dudas respecto de la efectividad de los tratamientos o de los efectos secundarios que hacen que las intervenciones médicas sean una de las principales causas de muerte en los países occidentales. Hay grupos organizados que auspiciados por algunos de estos periodistas y expertos, mal denominadas escépticos o por el pensamiento crítico, en nombre de la ciencia y en contra de la superstición y las “magufadas”, se dedican a expandir un estado de opinión favorable a los intereses comerciales de estas grandes empresas.

La electrosensibilidad, como dolencia que directamente señala una situación de falta de seguridad de la población frente a un elemento —los campos electromagnéticos— utilizado en las telecomunicaciones, ha recibido el ataque por parte de la maquinaria de manipulación de la industria. La primera consigna es que no se hable de ello, algunos grandes medios de comunicación tienen bien presente que no deben contrariar a sus anunciantes de telefonía y mucho menos a los accionistas que forman parte de conglomerados en los que están estos negocios. La segunda consigna es que la electrosensibilidad no es real, si se habla de ella es para decir que se trata de un problema psicológico ”causado por el miedo” y no un trastorno consecuencia de la exposición electromagnética. Este “punto de vista” se apoya en algunos estudios de provocación en los cuales las personas electrosensibles no han sido capaces de detectar cuando una fuente electromagnética estaba encendida o apagada. La principal referencia citada por los defensores de la industria para negar la electrosensibilidad es un psicólogo inglés, financiado por las compañías de telefonía, llamado James Rubin. Poco importa que sus estudios de provocación no cumplan con unas mínimas condiciones experimentales y que sus revisiones estén sesgadas en la muestra y en las conclusiones, que algunos de sus estudios sean claramente tramposos en su afán por desprestigiar a la electrosensibilidad; James Rubin ha sido elevado a la categoría de autoridad y que la electrosensibilidad no es real se ha convertido en un mensaje repetido por estos periodistas y divulgadores al servicio de la industria y difundido desde estas organizaciones supuestamentamente defensoras del pensamiento científico.

El que gracias a la labor de científicos a sueldo y del trabajo de los lobbies elementos o sustancias perjudiciales para la salud y el medioambiente sean utilizados de manera perfectamente legal y sin conciencia de la población acerca de sus riesgos, no es nuevo. Sin embargo, el hecho de que estos elementos —los campos electromagnéticos— produzcan una enfermedad y que se realicen esfuerzos por negar esta patología sí que convierten a la electrosensibilidad en una pequeña parábola de nuestro tiempo. La situación es que en nombre de la ciencia y a veces desde un punto de vista aparentemente crítico la opinión pública está siendo aleccionada según los intereses de la industria. Vivimos en una sociedad en teoría democrática y de libre información, sin embargo con un sistema capitalista pervertido lo que en realidad tenemos es una prensa y una democracia al servicio de las corporaciones.

viernes, 9 de noviembre de 2018

La OMS dice que la contaminación del aire mata a 7 millones de personas cada año

La contaminación atmosférica mata cada año a 600.000 niños, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentado en la primera conferencia mundial sobre la contaminación del aire que tuvo lugar entre el lunes y jueves de la semana pasada en Ginebra.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director general de la OMS, ha definido la contaminación del aire “el nuevo tabaco” y ha advertido de que “está envenenado millones de niños”.

Según el informe, el 93% de los menores de 15 años en el mundo (unos 1.800 millones de niños) respiran a diario un aire tan contaminado que perjudica a su salud y su crecimiento. En general, el 91% de todos los habitantes del planeta conviven con un aire contaminado, lo que aumenta el riesgo de cáncer a los pulmones, de derrame cerebral y de enfermedades del corazón.

En este momento, según la OMS, la baja calidad del aire es el mayor riesgo para la salud y el medio ambiente, y una de las mayores causas de muerte infantil en el mundo. Los niños son los más afectados porque respiran más rápidamente que los adultos, ingiriendo entonces una mayor cantidad de elementos contaminantes, y porque están más cerca del suelo, donde la concentración de estas partículas es más alta.

“La contaminación del aire está causando retrasos del crecimiento cerebral de nuestros hijos, afectando su salud de más maneras de las que sospechábamos”, dijo Maria Neira, la directora del departamento de Salud Pública, Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud de la OMS.

Estudios demostraron que la contaminación atmosférica tiene relaciones directas con nacimientos prematuros, nacidos muertos, infecciones del oído, obesidad, cáncer infantil, asma, mala función pulmonar, neumonía y otras infecciones respiratorias.

El estudio a que hace referencia el informe de la OMS, llamado “Prescribing Clean Air”, encontró que en el año 2016 entre todas las muertes de aquel año el 7,6% fue debido a la contaminación atmosférica. El dossier de la OMS distingue entre la contaminación del aire ambiente, que causa unos 4.2 millones de muertos cada año, y la contaminación del aire doméstico, que provoca 3.8 millones de fallecidos anuales.

Las áreas más afectadas del mundo son unas zonas de Asia, África y América Latina. China es el país más perjudicado, donde cada año mueren un millón de personas por la contaminación atmosférica. En India, la pésima calidad del aire deja 600.000 fallecidos anuales. Aunque los países más perjudicados sean los más pobres y menos desarrollados, el problema es mucho más global.

En Estados Unidos cada año mueren 38.000 personas por las partículas contaminantes, entre ellas sulfatos, nitratos y carbón, que al respirarlas perjudican gravemente a la salud.

Hay 7 millones de personas que mueren cada año debido a este “asesino invisible”. La investigación de la OMS aspira a sensibilizar sobre el tema y presionar a los gobiernos para que impulsen nuevas políticas para reducir los niveles de contaminación y promuevan el utilizo de recursos energéticos sostenibles, es decir utilizar menos combustibles fósiles y más energía renovable, mejor para el medio ambiente y nuestra salud.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Petición Internacional No al 5G en la Tierra y el espacio


APELACIÓN INTERNACIONAL 
Parada 5G en la Tierra y en el Espacio

A la ONU, OMS, UE, Consejo de Europa 
y gobiernos de todas las naciones.

Nosotros, los científicos, médicos, organizaciones ambientales y ciudadanos de (__) países suscritos, pedimos con urgencia que se detenga el despliegue de la red inalámbrica 5G (quinta generación), incluyendo 5G de satélites espaciales. 5G aumentará de manera masiva la exposición a la radiación de radiofrecuencia (RF) en la parte superior de las redes 2G, 3G y 4G para las telecomunicaciones ya existentes. La radiación de RF ha demostrado ser perjudicial para los seres humanos y el medio ambiente. El despliegue de 5G constituye un experimento sobre la humanidad y el medio ambiente que se define como un delito en virtud del derecho internacional.

Resumen ejecutivo

Las compañías de telecomunicaciones de todo el mundo, con el apoyo de los gobiernos, están listas en los próximos dos años para implementar la red inalámbrica de quinta generación (5G). Esto está configurado para ofrecer lo que se reconoce como un cambio social sin precedentes a escala global. Tendremos hogares "inteligentes", negocios "inteligentes", autopistas "inteligentes", ciudades "inteligentes" y automóviles autónomos.  Prácticamente todo lo que poseemos y compramos, desde refrigeradores y lavadoras hasta cartones de leche, cepillos para el cabello y pañales para bebés, contendrá antenas y microchips y se conectará de forma inalámbrica a Internet. Cada persona en la Tierra tendrá acceso instantáneo a comunicaciones inalámbricas de súper alta velocidad y baja latencia desde cualquier punto del planeta, incluso en las selvas tropicales, en el medio océano y en la Antártida.

Lo que no se reconoce ampliamente es que esto también resultará en un cambio ambiental sin precedentes a escala global. Es imposible prever la densidad planificada de los transmisores de radiofrecuencia. Además de millones de nuevas estaciones base 5G en la Tierra y 20,000 nuevos satélites en el espacio, 200 mil millones de objetos transmisores, según las estimaciones, formarán parte de la Internet de las cosas para 2020, y un billón de objetos unos años más tarde. A mediados de 2018 se desplegó el 5G comercial a frecuencias más bajas y velocidades más lentas en Qatar, Finlandia y Estonia. El lanzamiento de 5G a frecuencias extremadamente altas (ondas milimétricas) está programado para comenzar a fines de 2018.

A pesar de la negativa generalizada, la evidencia de que la radiación de radiofrecuencia (RF) es perjudicial para la vida ya es abrumadora. La evidencia clínica acumulada de seres humanos enfermos y heridos, la evidencia experimental del daño al ADN, las células y los sistemas orgánicos en una amplia variedad de plantas y animales, y la evidencia epidemiológica de que las principales enfermedades de la civilización moderna (cáncer, enfermedades del corazón y diabetes) son: En gran parte causada por la contaminación electromagnética, forma una base bibliográfica de más de 10,000 estudios revisado por pares.

Si los planes de 5G de la industria de las telecomunicaciones llegan a buen término, ninguna persona, ningún animal, ningún pájaro, ningún insecto ni ninguna planta en la Tierra podrán evitar la exposición, las 24 horas del día, los 365 días del año, a niveles de radiación de RF que Son decenas o cientos de veces más grandes que lo que existe hoy en día, sin posibilidad de escapar a ninguna parte del planeta. Estos planes 5G amenazan con provocar efectos graves e irreversibles en los seres humanos y daños permanentes a todos los ecosistemas de la Tierra.

Se deben tomar medidas inmediatas para proteger a la humanidad y al medio ambiente, de acuerdo con los imperativos éticos y los acuerdos internacionales.

5G producirá un aumento masivo de la exposición ineludible e involuntaria a la radiación inalámbrica

5G con base en tierra

Para transmitir las enormes cantidades de datos requeridos para la Internet de las cosas (IoT), la tecnología 5G, cuando se implementa por completo, utilizará ondas milimétricas, que se transmiten pobremente a través del material sólido. Esto requerirá que todos los operadores instalen estaciones base cada 100 metros [1] en cada área urbana del mundo. A diferencia de las generaciones anteriores de tecnología inalámbrica, en las que una única antena transmite en un área amplia, las estaciones base 5G y los dispositivos 5G tendrán múltiples antenas dispuestas en "matrices en fase" [2] , [3] que funcionan juntas para emitir focalizadas, direccionables, Rayos de tipo láser que se rastrean entre sí.

Cada teléfono 5G contendrá docenas de pequeñas antenas, todas trabajando juntas para rastrear y apuntar un haz estrechamente enfocado hacia la torre celular más cercana. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de EE. UU. Ha adoptado reglas [4] que permiten que la potencia efectiva de esos haces sea de hasta 20 vatios, diez veces más potente que los niveles permitidos para los teléfonos actuales.

Cada estación base 5G contendrá cientos o miles de antenas que apuntan a múltiples rayos similares a láser simultáneamente en todos los teléfonos celulares y dispositivos de usuario en su área de servicio. Esta tecnología se denomina "salida múltiple de entrada múltiple" o MIMO. Las reglas de la FCC permiten que la potencia radiada efectiva de los haces de una estación base 5G sea de hasta 30,000 vatios por 100 MHz de espectro, [2] o equivalente a 300,000 vatios por GHz de espectro, de decenas a cientos de veces más potentes que los niveles permitidos para Estaciones base actuales.

Basado en el espacio 5G

Al menos cinco compañías [5] proponen proporcionar 5G desde el espacio desde una combinación de 20,000 satélites en órbita terrestre baja y media que cubrirá a la Tierra con haces potentes, enfocados y dirigibles. Cada satélite emitirá ondas milimétricas con una potencia radiada efectiva de hasta 5 millones de vatios [6] De miles de antenas dispuestas en un conjunto de fases. Aunque la energía que llega al suelo desde los satélites será menor que la de las antenas basadas en tierra, irradiará áreas de la Tierra a las que no llegan otros transmisores y será adicional a las transmisiones 5G basadas en tierra de miles de millones de objetos de IoT. Aún más importante, los satélites estarán ubicados en la magnetosfera de la Tierra, que ejerce una influencia significativa sobre las propiedades eléctricas de la atmósfera. La alteración del entorno electromagnético de la Tierra puede ser una amenaza aún mayor para la vida que la radiación de las antenas terrestres (ver más abajo).

Los efectos nocivos de la radiación de radiofrecuencia ya están probados.

Incluso antes de que se propusiera la 5G, decenas de peticiones y apelaciones [7] por científicos internacionales, incluida la Apelación Freiburger firmada por más de 3,000 médicos, exigieron el cese de la expansión de la tecnología inalámbrica y la moratoria de las nuevas estaciones base. [8]

En 2015, 215 científicos de 41 países comunicaron su alarma a las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). [9] Afirmaron que "numerosas publicaciones científicas recientes han demostrado que los campos electromagnéticos (EMF) afectan a los organismos vivos en niveles muy por debajo de la mayoría de las directrices internacionales y nacionales". Más de 10,000 estudios científicos revisados por pares demuestran daño a la salud humana por la radiación de RF. [10] [11] Los efectos incluyen:

Los daños van mucho más allá de la raza humana, ya que existen abundantes pruebas de daños a diversas especies de plantas y vida silvestre [32] [33] y animales de laboratorio, que incluyen:
Negativas microbiológicos  efectos [48]  También se han registrado.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS concluyó en 2011 que la radiación de RF de frecuencias de 30 kHz a 300 GHz es posiblemente carcinógena para los seres humanos (Grupo 2B) [49]  Sin embargo, pruebas recientes, incluidos los estudios más recientes sobre el uso de teléfonos celulares y los riesgos de cáncer cerebral, indican que la radiación de radiofrecuencia se ha demostrado que es carcinogénica para los humanos  [50]  y ahora debe clasificarse como un "carcinógeno del Grupo 1" junto con el humo del tabaco y amianto.

La mayoría de las señales inalámbricas contemporáneas están moduladas por pulsos. El daño es causado tanto por la onda portadora de alta frecuencia como por las pulsaciones de baja frecuencia. [51]

Se debe prohibir el despliegue de satélites 5G.

La Tierra, la ionosfera y la atmósfera inferior forman el circuito eléctrico global [52]  en el que vivimos. Está bien establecido que los ritmos biológicos  —de los humanos, [53]  [54]  aves, [55]  hámsters, [56]  y arañas [57]  [58]  - están controlados por el entorno electromagnético natural de la Tierra y que el bienestar De todos los organismos depende de la estabilidad de este entorno, incluidas las propiedades eléctricas de la atmósfera [59]  [60]  [61]  [62]  Cherry , en un artículo innovador, [63]  explicó la importancia de la Las resonancias de Schumann [64] y por qué los trastornos ionosféricos pueden alterar la presión arterial y la melatonina y causar "cáncer, enfermedades reproductivas, cardíacas y neurológicas, y muerte".

Estos elementos de nuestro entorno electromagnético ya han sido alterados por la radiación de las líneas eléctricas. La radiación armónica de la línea eléctrica [65] alcanza la ionosfera y la magnetosfera de la Tierra, donde se amplifica por las interacciones onda-partícula[66] [67] En 1985, el Dr. Robert O. Becker advirtió que la radiación armónica de la línea eléctrica ya había cambiado la estructura de la magnetosfera, y que la expansión continua de este efecto "amenaza la viabilidad de toda la vida en la Tierra". [68] La colocación de decenas de miles de satélites directamente tanto en la ionosfera como en la magnetosfera, emitiendo señales moduladas a millones de vatios y millones de frecuencias, es probable que altere nuestro entorno
electromagnético más allá de nuestra capacidad de adaptación. [69]

El monitoreo informal ya ha proporcionado evidencia que indica efectos graves en humanos y animales de los aproximadamente 100 satélites que han brindado servicios de telefonía 2G y 3G desde órbita baja desde 1998. Tales efectos no pueden entenderse solo considerando los bajos niveles de radiación en el suelo. Debe tenerse en cuenta el conocimiento de otras disciplinas científicas relevantes, incluidos los campos de la física atmosférica y la acupuntura. [70] [71] [72] [73] Agregar 20,000 satélites 5G contaminará aún más el circuito eléctrico global [74] [75] y podría alterar las resonancias de Schumann[76]Con la que ha evolucionado toda la vida en la tierra. Los efectos serán universales y pueden ser profundamente dañinos.

5G es cualitativamente y cuantitativamente diferente de 4G

La idea de que toleraremos entre diez y cientos de veces más radiación en longitudes de onda milimétricas se basa en un modelado defectuoso del cuerpo humano como una capa llena de un líquido homogéneo[77] [78] La suposición de que las ondas milimétricas no penetran más allá de la piel ignora por completo los nervios, [79] los vasos sanguíneos [80] [81] y otras estructuras eléctricamente conductoras que pueden transportar corrientes inducidas por radiación en el cuerpo. [82] [83] [84]Otro error potencialmente más grave es que las matrices en fase no son antenas ordinarias. Cuando un campo electromagnético ordinario ingresa al cuerpo, causa que las cargas se muevan y que las corrientes fluyan. Pero cuando los pulsos electromagnéticos extremadamente cortos ingresan al cuerpo, ocurre algo más: las cargas en sí mismas se convierten en pequeñas antenas que vuelven a irradiar el campo electromagnético y lo envían más profundamente al cuerpo. Estas ondas re-irradiadas se llaman precursores de Brillouin[85] Se vuelven significativos cuando la potencia o la fase de las olas cambia lo suficientemente rápido[86] 5G probablemente satisfaga ambos criterios.

Además, la penetración superficial en sí misma representa un peligro único para los ojos y para el órgano más grande del cuerpo, la piel, así como para las criaturas muy pequeñas. Recientemente se han publicado estudios revisado por pares, que predicen quemaduras térmicas de la piel [87] en humanos por radiación 5G y absorción resonante por insectos [88] que absorben hasta 100 veces más radiación en longitudes de onda milimétrica que en longitudes de onda actualmente en uso . Dado que las poblaciones de insectos voladores han disminuido en un 75-80 por ciento  desde 1989 incluso en áreas naturales protegidas, [89] la radiación 5G podría tener efectos catastróficos en las poblaciones de insectos en todo el mundo. Un estudio de 1986 de Om Gandhi. advirtió que las ondas milimétricas son fuertemente absorbidas por la córnea del ojo, y que la vestimenta común, al ser de un grosor de un milímetro, aumenta la absorción de energía por la piel por un efecto de tipo resonancia. [90] Russell (2018) revisa los efectos conocidos de las ondas milimétricas en la piel, los ojos (incluidas las cataratas), la frecuencia cardíaca, el sistema inmunológico y el ADN.

Los reguladores han excluido deliberadamente la evidencia científica del daño

Hasta ahora, las partes interesadas en el desarrollo de 5G han sido industrias y gobiernos, mientras que científicos renombrados de EMF internacionales que han documentado efectos biológicos en humanos, animales, insectos y plantas, y efectos alarmantes en la salud y el medio ambiente en miles de estudios revisados por expertos han sido excluido El motivo de las actuales pautas de seguridad inadecuadas es que los conflictos de interés de los organismos de normalización "debido a sus relaciones con las compañías de telecomunicaciones o eléctricas socavan la imparcialidad que debe regir la regulación de los Estándares de exposición pública para radiación no ionizante". [91] El profesor emérito Martin L. Pall expone detalladamente los conflictos de intereses y las lista de estudios importantes que han sido excluidos, en su revisión de la literatura [92]

La hipótesis térmica es obsoleta: se necesitan nuevos estándares de seguridad.

Las pautas de seguridad actuales se basan en la hipótesis obsoleta de que el calentamiento es el único efecto perjudicial de los CEM. Como han señalado Markov y Grigoriev, "Las normas actuales no consideran la contaminación real del medio ambiente con radiación no ionizante". [93] Cientos de científicos, incluidos muchos signatarios de este llamamiento, han demostrado que muchos tipos diferentes de enfermedades y lesiones agudas y crónicas se producen sin calentamiento ("efecto no térmico") de niveles de radiación muy por debajo de las directrices internacionales.9 Los efectos biológicos se producen incluso a niveles de potencia cercanos a cero. Los efectos que se han encontrado a 0.02 picowatts (trillionths of a watt) por centímetro cuadrado o menos incluyen una estructura genética alterada en E. coli [94] y en ratas[95] EEG alterado en humanos [96] estimulación del crecimiento en plantas de frijol, [97] y estimulación de la ovulación en pollos. [98]

Para proteger contra los efectos no térmicos, se debe considerar la duración de la exposición. 5G expondrá a todos a muchas más transmisiones simultáneamente y continuamente, día y noche sin cesar. Se necesitan nuevos estándares de seguridad y deben basarse en la exposición acumulativa no solo en los niveles de potenciapero también en frecuencia, ancho de banda, modulación, forma de onda, ancho de pulso y otras propiedades que son biológicamente importantes. Las antenas deben limitarse a ubicaciones específicas, identificadas públicamente. Para proteger a los humanos, las antenas deben estar ubicadas lejos de donde viven y trabajan las personas, y excluidas de los derechos de paso públicos donde las personas caminan. Para proteger la vida silvestre, deben ser excluidos de los santuarios de áreas silvestres y minimizados estrictamente en áreas remotas de la Tierra. Para proteger toda la vida, los satélites de comunicaciones comerciales deben ser limitados en número y prohibidos en las órbitas terrestres bajas y medias. Las matrices en fase deben estar prohibidas en la Tierra y en el espacio.

La radiación de RF tiene efectos agudos y crónicos.

La radiación de RF tiene efectos tanto inmediatos como a largo plazo. El cáncer y las enfermedades del corazón son ejemplos de efectos a largo plazo. La alteración del ritmo cardíaco [99] y los cambios en la función cerebral ( EG) [100] son ejemplos de efectos inmediatos. Un síndrome que se llamó enfermedad de las ondas de radio [101] en la antigua Unión Soviética y se llama hipersensibilidad electromagnética (EHS) en todo el mundo hoy en día [102] puede ser agudo o crónico. El profesor Dr. Karl Hecht ha publicado una historia detallada.de estos síndromes, recopilados a partir de una revisión de más de 1.500 artículos científicos rusos y las historias clínicas de más de 1.000 de sus propios pacientes en Alemania. Los hallazgos objetivos incluyen trastornos del sueño, presión arterial anormal y frecuencia cardíaca, trastornos digestivos, pérdida de cabello, tinnitus y erupción cutánea. Los síntomas subjetivos incluyen mareos, náuseas, dolor de cabeza, pérdida de memoria, incapacidad para concentrarse, fatiga, síntomas gripales y dolor cardíaco. [103]

La Guía de EMF de EUROPAEM 2016 establece que la EHS se desarrolla cuando las personas están "continuamente expuestas en su vida diaria" a niveles crecientes de CEM, y que la "reducción y prevención de la exposición a CEM" es necesaria para restaurar la salud de estos pacientes. [104] EHS ya no debe considerarse una enfermedad, sino una lesión por un ambiente tóxico que afecta a una porción cada vez mayor de la población, estimada en 100 millones de personas en todo el mundo, [105] [106] y que pronto puede afectar a todos [ 107] si se permite el lanzamiento mundial de 5G.

La Declaración científica internacional sobre SHS y sensibilidad química múltiple (MCS), Bruselas, declaró en 2015 que“ [la] nación es un costo para la sociedad y ya no es una opción … [Reconocemos unánimemente este grave peligro para la salud pública ... [que exige con urgencia] que se adopten y se prioricen las principales medidas de prevención primaria para enfrentar esta pan-epidemia mundial en perspectiva(énfasis agregado). [108]

Los gobiernos del mundo están fallando en su deber de cuidar a las poblaciones que gobiernan

En su prisa por implementar 5G y alentar el uso sin restricciones del espacio exterior, la Unión Europea, los Estados Unidos y los gobiernos nacionales de todo el mundo están tomando medidas para garantizar un entorno regulatorio "sin barreras". [109] Están prohibiendo a las autoridades locales hacer cumplir las leyes ambientales[110] y "en aras de un despliegue rápido y rentable", eliminando "cargas innecesarias ... como los procedimientos de planificación local [y] la variedad de límites específicos sobre electromagnética de campo (EMF) y de los métodos requeridos para agregarlos ”. [111]

Los gobiernos también están promulgando leyes para hacer que las instalaciones inalámbricas sean un uso permitido en todos los derechos de paso públicos. [112] Hasta la fecha, la mayoría de las instalaciones inalámbricas se han ubicado en propiedades privadas a cierta distancia de hogares y negocios. Sin embargo, para que estén separados por menos de 100 metros, como lo exige la 5G, ahora estarán ubicados en la acera directamente en frente de las casas y negocios y cerca de las cabezas de los peatones, incluidas las madres con bebés.

Los requisitos de aviso público y las audiencias públicas están siendo eliminados. Incluso si hubiera una audiencia y 100 expertos científicos testificaran en contra de 5G, se han aprobado leyes que hacen ilegal que las autoridades locales tomen en consideración su testimonio. La ley de los EE. UU., Por ejemplo, prohíbe a los gobiernos locales regular la tecnología inalámbrica "sobre la base de los efectos ambientales de la radiación de radiofrecuencia", [113] y los tribunales han revocado las decisiones reglamentarias sobre la colocación de torres celulares simplemente porque la mayoría del testimonio público fue sobre la salud . [114] Las aseguradoras no brindarán cobertura contra los riesgos de EMF, [115] y no hay claridad en cuanto a qué entidad asumirá la responsabilidad legal por los daños a la vida, las extremidades y la propiedad derivados de la exposición a 5G, ya sea en tierra o en el espacio. [116]

A falta de un régimen legal amplio acordado que regule las actividades en el espacio exterior, la responsabilidad legal por esas actividades es inexistente, a pesar de la perspectiva de continentes enteros, la atmósfera y los océanos se ponen en riesgo por ellos.

Se están violando acuerdos internacionales.

Los niños y el deber de cuidar

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño : los Estados se comprometen a garantizar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar (art. 3), lo que garantiza la supervivencia y el desarrollo del niño. ”(Art. 6) y“ tomar las medidas apropiadas para combatir enfermedades ... teniendo en cuenta los peligros y riesgos de la contaminación ambiental ”(art. 24 (c)).

El Código de Nuremberg (1949 ) se aplica a todos los experimentos en seres humanos, por lo que incluye el despliegue de 5G con una exposición a la radiación de RF nueva y más alta que no ha sido probada previamente para su seguridad. “El consentimiento voluntario del sujeto humano es absolutamente esencial” (art. 1). La exposición a 5G será involuntaria. "No se debe realizar ningún experimento, donde exista una razón a priori para creer que se producirán lesiones mortales o incapacitantes" (art. 5). Los hallazgos de más de 10,000 estudios científicos y las voces de cientos de organizaciones internacionales que representan a cientos de miles de miembros que han sufrido lesiones incapacitantes y han sido desplazados de sus hogares por instalaciones de telecomunicaciones inalámbricas ya existentes, son “razones a priori para creer que la muerte o Se producirá lesión incapacitante ”.

Deber de informar y EMFs.

La Asamblea Mundial de Normalización de las Telecomunicaciones (2012 ) de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) declaró que "[t] aquí es una necesidad de informar al público sobre los posibles efectos de la exposición a campos electromagnéticos (EMF)" e invitó a los Estados miembros a "adoptar medidas adecuadas para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones internacionales pertinentes para proteger la salud contra los efectos adversos de los CEM ”.

La revisión a medio plazo del Plan de acción europeo de medio ambiente y salud 2004-2010  (2008): "El Parlamento Europeo ... [n] reconoce que los límites de exposición a los campos electromagnéticos establecidos para el público en general son obsoletos ... obviamente no tiene en cuenta la evolución de las tecnologías de la información y la comunicación, las recomendaciones emitidas por la Agencia Europea de Medio Ambiente o las normas de emisión más estrictas adoptadas, por ejemplo, por Bélgica, Italia y Austria, y no abordan el tema de los grupos vulnerables, como Mujeres embarazadas, bebés recién nacidos y niños ".

Resolución 1815 (Consejo de Europa, 2011) : "Tomar todas las medidas razonables para reducir la exposición a los campos electromagnéticos, especialmente a las frecuencias de radio de los teléfonos móviles, y en particular a la exposición a niños y jóvenes".

Ambiente

La Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano (1972): "El vertido de sustancias tóxicas ... en cantidades o concentraciones que excedan la capacidad del medio ambiente para hacerlas inofensivas, debe detenerse para garantizar que las personas graves o las el daño irreversible no se inflige a los ecosistemas ”(principio 6).

La Carta Mundial de la Naturaleza (1982): "Las actividades que puedan causar daños irreversibles a la naturaleza deben evitarse ... [A] aquí no se entienden los posibles efectos adversos, las actividades no deben continuar" (art. 11).

La Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (1992): "Los Estados tienen ... la responsabilidad de garantizar que las actividades dentro de su jurisdicción o control no causen daños al medio ambiente de otros Estados o áreas más allá de los límites de la jurisdicción nacional" (principio 2) .

La Cumbre Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (2002): “Hay una necesidad urgente de ... crear respuestas políticas nacionales y regionales más efectivas a las amenazas ambientales para la salud humana” (párr. 54 (k)).

La Convención Africana sobre la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (2017): “Las Partes… tomarán todas las medidas apropiadas para prevenir, mitigar y eliminar, en la medida de lo posible, los efectos perjudiciales para el medio ambiente, en particular los radiactivos, tóxicos y otras sustancias y desechos peligrosos ”(art. 13).

Salud y derechos humanos.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos : "Toda persona tiene derecho a la vida, a la libertad ya la seguridad personales" (art. 3).

La Estrategia global de las Naciones Unidas para la salud de mujeres, niños y adolescentes (2016-2030) tiene como objetivos y metas para "transformar", mediante la expansión de entornos propicios; “sobrevivir”, reduciendo la mortalidad materna y neonatal; y “prosperar” asegurando la salud y el bienestar y reduciendo las muertes y enfermedades relacionadas con la contaminación.

Espacio

El Tratado sobre el espacio ultraterrestre (1967) exige que el uso del espacio ultraterrestre se realice "para evitar [su] contaminación nociva y también los cambios adversos en el medio ambiente de la Tierra" (art. IX).

Las Directrices de las Naciones Unidas para la sostenibilidad a largo plazo de las actividades en el espacio ultraterrestre (2018): "Los Estados y las organizaciones internacionales intergubernamentales deben abordar ... los riesgos para las personas, los bienes, la salud pública y el medio ambiente asociados con el lanzamiento, la operación en órbita y la renovación. entrada de objetos espaciales ”(directriz 2.2 (c)).

Los gobiernos del mundo están jugando a los dados con vida en la Tierra.

Albert Einstein afirmó que "Dios no juega a los dados". [117] Sin embargo, al continuar con la transmisión en la Tierra y desde el espacio de 5G, una tecnología sin precedentes de ondas milimétricas previamente utilizada como un arma de energía en operaciones militares y control de multitudes[118] los gobiernos mundiales están jugando imprudentemente a los dados con el futuro de la vida en Tierra.

Negarse a aceptar y aplicar el conocimiento científico relevante y válido es éticamente inaceptable. Las investigaciones existentes muestran que la 5G, y especialmente la 5G basada en el espacio, contraviene los principios consagrados en una serie de acuerdos internacionales.

Llamamos a la ONU, la OMS, la UE, el Consejo de Europa y los gobiernos de todas las naciones,

(a) Tomar medidas inmediatas para detener el despliegue de 5G en la Tierra y en el espacio a fin de proteger a toda la humanidad, especialmente a los no nacidos, bebés, niños, adolescentes y mujeres embarazadas, así como al medio ambiente;

(b) Cumplir con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Resolución 1815 del Consejo de Europa informando a los ciudadanos, incluidos docentes y médicos, sobre los riesgos para la salud (para adultos y niños) de la radiación de RF, y por qué deben hacerlo y cómo pueden evitar la comunicación inalámbrica y las estaciones base, particularmente en guarderías o cerca de ellas, escuelas, hospitales, hogares y lugares de trabajo;

(c) Favorecer e implementar telecomunicaciones por cable en lugar de inalámbricas;

(d) Prohibir la industria / telecomunicaciones inalámbricas a través de sus organizaciones de presión de persuadir a los funcionariospara tomar decisiones que permitan una mayor expansión de la radiación de radiofrecuencia, incluyendo subterráneas y 5G basado en el espacio;

(e) Designar de inmediato, sin influencia en la industria, grupos internacionales de científicos independientes y auténticos de la FEM y de la salud sin conflictos de intereses, [119] con el fin de establecer nuevos estándares internacionales de seguridad para la radiación de radiofrecuencia que no se basen únicamente en la energía niveles, que consideran la exposición acumulativa y que protegen contra todos los efectos a la salud y al medio ambiente, no solo los efectos térmicos y no solo los efectos en los seres humanos;

(f) Designar de inmediato, sin influencia en la industria, grupos internacionales de científicos con experiencia en EMF, salud, biología y física atmosférica, con el fin de desarrollar un marco regulatorio integral que garantice que los usos del espacio exterior sean seguros para los humanos y el medio ambiente, teniendo en cuenta la radiación de RF, los gases de escape de los cohetes, el hollín negro y los desechos espaciales y sus impactos sobre el ozono[120] el calentamiento global[121] la atmósfera y la preservación de la vida en la Tierra. No solo la tecnología terrestre, sino también la espacial, debe ser sostenible [122] para adultos y niños, animales y plantas.

Por favor, responda antes 
del 1 de diciembre de 2018, 

detallando las medidas que pretende tomar para proteger a la población mundial contra la exposición a la radiación de RF, especialmente la radiación 5G. Su respuesta debe enviarse al administrador de apelaciones que se indica a continuación.

Esta apelación y su respuesta estarán disponibles públicamente en www.5gSpaceAppeal.org

Respetuosamente,

Arthur Firstenberg, administrador de apelaciones, info@5gSpaceAppeal.org

Signatarios iniciales

ÁFRICA 

Lauraine Margaret Helen Vivian , PhD, Antropología y Psiquiatría; Investigador Honorario Asociado, Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud, Universidad de Copenhague, Dinamarca. Signatario de Sudáfrica

ASIA 

Girish Kumar , PhD, Profesor, Departamento de Ingeniería Eléctrica, Instituto Indio de Tecnología de Bombay, Powai, Mumbai, India

AUSTRALIA 

Don Maisch , PhD, investigador independiente, autor de "El enfoque de Procrustean", Lindisfarne, Tasmania, Australia

EUROPA

Alfonso Balmori , BSc, Máster en Educación Ambiental, Biólogo. Valladolid, España

Klaus Buchner , el Dr. Rer. nat., Profesor, MEP - Miembro del Parlamento Europeo, Kompetenzinitiative zum Schutz von Mensch, Umwelt und Demokratie eV, München, Alemania

Daniel Favre , Dr. Phil. nat., Biólogo, ARA (Asociación Romande Alerte aux Ondes Electromagnétiques), Suiza

Annie Sasco , MD, DrPH, SM, HDR, ex Jefa de la Unidad de Investigación de Epidemiología para la Prevención del Cáncer en la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), Lyon; ex jefe interino del Programa de Control del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS); ex Director de Investigación en el Instituto Nacional de Salud y Medicina Natural (INSERM); Francia

NORTEAMÉRICA

Martin Pall , Profesor Emérito de Bioquímica y Ciencias Médicas Básicas, Universidad del Estado de Washington, residente en Portland, Oregon, EE . UU.

Kate Showers , PhD, Soil Science, investigadora principal, Centro de Historia Ambiental Mundial, Universidad de Sussex, Falmer, Brighton, Reino Unido, residente en Bolton-Est, Québec, Canadá

SUDAMERICA

Carlos Sosa , MD, Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia


Referencias

[1] De Grasse M. AT&T describe la arquitectura de red 5G. RCR Wireless News, 20 de octubre de 2016. https://www.rcrwireless.com/20161020/network-infrastructure/att-outlines-5g-network-architecture-tag4 . Accedido el 9 de julio de 2018.

[2] Hong W, Jiang ZH, Yu C, et al. Tecnologías de antena multihaz para comunicaciones inalámbricas 5G. IEEE Tr Ant Prop. 2017; 65 (12): 6231-6249. doi: 10.1109 / TAP.2017.2712819.

[3] Chou HT. Metodología de diseño para la matriz de antenas en varias fases con un sector de cobertura relativamente arbitraria. Documento de conferencia: 2017 11ª Conferencia Europea sobre Antenas y Propagación; París, Francia. doi: 10.23919 / EuCAP.2017.7928095.

[4] 47 CFR § 30.202 - Límites de potencia.


[6] Comisión Federal de Comunicaciones. Solicitud pendiente de autorización de estaciones satelitales y espaciales. Anexo S, Informe Técnico. Fecha de abril de 2016, presentada el 1 de marzo de 2017. http://licensing.fcc.gov/myibfs/download.do?attachment_key=1200245. Accedido el 17 de junio de 2018.

[7] Gobiernos y organizaciones que prohíben o advierten contra la tecnología inalámbrica. Teléfono celular del grupo de trabajo de la web. http://www.cellphonetaskforce.org/governments-and-organizations-that-ban-or-warn-against-wireless-technology/. Accedido el 10 de junio de 2018. Actualización continua.

[8] La Apelación Internacional de Médicos (Apelación de Friburgo). http://freiburger-appell-2012.info/en/home.php?lang=EN. Publicado en 2012. Accedido el 10 de junio de 2018.

[9] Llamamiento internacional: los científicos piden protección contra la exposición a campos electromagnéticos no ionizantes. Sitio web internacional de apelación de científicos de EMF. https://emfscientist.org/index.php/emf-scientist-appeal. Publicado el 11 de mayo de 2015. Accedido el 10 de junio de 2018. En marzo de 2018, 237 científicos de EMF de 41 países habían firmado la Apelación.

[10] Glaser Z. Índice acumulado de la bibliografía de fenómenos biológicos ("efectos") informados y manifestaciones clínicas atribuidas a la radiación de microondas y radio frecuencia: informe, suplementos (no. 1-9). Boletín de BEMS (B-1 hasta B-464), 1971-1981. http://www.cellphonetaskforce.org/wp-content/uploads/2018/06/Zory-Glasers-index.pdf. Consultado el 26 de junio de 2018. Informe y 9 suplementos emitidos por el Instituto de Investigación Médica Naval, Bethesda, MD; División de Investigación, Oficina de Medicina y Cirugía, Departamento de Marina, Washington, DC; Oficina del Proyecto de Radiación Electromagnética, Comando de Desarrollo e Investigación Médica Naval, Bethesda, MD; Centro de Armas de Superficie Naval, Dahlgren, VA; y el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, Rockville, MD. Índice de Julie Moore y Asociados, Riverside, CA, 1984. El teniente Zorach Glaser, PhD, catalogó 5,083 estudios, libros e informes de conferencias para la Marina de los EE. UU. Hasta 1981.

[11] Sage C, Carpenter D., eds. Informe biolnitativo: una razón para un estándar de exposición pública de base biológica para la radiación electromagnética. Sage Associates; 2012. www.bioinitiative.org . Accedido el 10 de junio de 2018. El Informe Bioinitiativo de 1,470 páginas, creado por un grupo internacional de 29 expertos, ha revisado más de 1,800 nuevos estudios y se actualiza continuamente

[12] Grigoriev Y. Los efectos biológicos de los campos electromagnéticos modulados en los experimentos agudos (resultados de investigaciones rusas). Annu Russ Natl Comm Radiat Protect no ionizante. 2004: 16-73. http://bemri.org/publications/biological-effects-of-non-ionizing-radiation/78-grigoriev-bioeffects07/file.html . Accedido el 17 de junio de 2018.

[13] Obajuluwa AO, Akinyemi AJ, Afolabi OB, et al. La exposición a ondas electromagnéticas de radiofrecuencia altera el comportamiento de la expresión del gen de la acetilcolinesterasa, exploratoria y de coordinación motora en ratas macho. Toxicol Rep. 2017; 4: 530-534. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S221475001730063X/pdfft?md5=0af5af76124b1f89f6d23c90c5c7764f&pid=1-s2.0-S221475001730063X-main.pdf . Accedido el 17 de junio de 2018.

[14] Volkow ND, Tomasi D, Wang GJ, et al. Efectos de la señal de radiofrecuencia del teléfono celular en el metabolismo de la glucosa en el cerebro. Ama 2012; 305 (8): 808-813. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3184892 . Accedido el 17 de junio de 2018.

[15] Eghlidospour M, Ghanbari A, Mortazavi S, Azari H. Efectos de la exposición a la radiofrecuencia emitida desde un teléfono móvil GSM sobre la proliferación, diferenciación y apoptosis de las células madre neurales. Anat Cell Biol. 2017; 50 (2): 115-123. ttps://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5509895 . Accedido el 17 de junio de 2018.

[16] Hardell L, Carlberg C. Teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos y el riesgo de tumores cerebrales. Int J Oncol.2009; 35 (1): 5-17. https://www.spandidos-publications.com/ijo/35/1/5/download. Accedido el 17 de junio de 2018.

[17] Bandara P, Weller S. Cardiovascular disease: es el momento de identificar los factores de riesgo ambientales emergentes. Eur J Prev Cardiol. 2017; 24 (17): 1819-1823. http://journals.sagepub.com/doi/10.1177/2047487317734898. Accedido el 17 de junio de 2018.

[18] Deshmukh P et al. Deterioro cognitivo y efectos neurogenotóxicos en ratas expuestas a radiación de microondas de baja intensidad. Int J Toxicol. 2015; 34 (3): 284-290. Doi: 10.1177 / 1091581815574348.

[19] Zothansiama, Zosangzuali M, Lalramdinpuii M, Jagetia GC. Impacto de la radiación de radiofrecuencia en el daño del ADN y los antioxidantes en los linfocitos de sangre periférica de los humanos que residen en las proximidades de las estaciones base de telefonía móvil. Electromag Biol Med. 2017; 36 (3): 295-305. doi: 10.1080 / 15368378.2017.1350584.

[20] Zwamborn A, Vossen S, van Leersum B, Ouwens M, Mäkel W. Efectos de los campos de radiofrecuencia del sistema de comunicación global sobre el bienestar y las funciones cognitivas de sujetos humanos con y sin quejas subjetivas. Informe TNO FEL-03-C148. La Haya: Laboratorio de Física y Electrónica TNO; 2003. http://www.milieugezondheid.be/dossiers/gsm/TNO_rapport_Nederland_sept_2003.pdf Accedido el 16 de junio de 2018.

[21] Havas M. Cuando chocan la teoría y la observación: ¿Pueden las radiaciones no ionizantes causar cáncer? Environ Pollut. 2017; 221: 501-505. doi: 10.1016 / j.envpol.2016.10.018.

[22] Narayanan SN, Kumar RS, Potu BK, Nayak S, Mailankot M. Rendimiento de la memoria espacial de ratas Wistar expuestas al teléfono móvil. Clinicas 2009; 64 (3): 231-234. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2666459. Accedido el 17 de junio de 2018.

[23] Houston BJ, Nixon B, King BV, De Iuliis GN, Aitken RJ. Los efectos de la radiación electromagnética de radiofrecuencia en la función del esperma. Reproducción. 2016; 152 (6): R263-R266. http://www.reproduction-online.org/content/152/6/R263.long. Accedido el 17 de junio de 2018.

[24] Han J, Cao Z, Liu X, Zhang W, Zhang S. Efecto de la exposición al campo electromagnético del embarazo temprano en el cese del crecimiento de embriones. Wei Sheng Yan Jiu. 2010; 39 (3): 349-52 (en chino).

[25] Salford LG, Brun AE, Eberhardt JL, Malmgren L, Persson BRR. Daño a las células nerviosas en el cerebro de los mamíferos después de la exposición a microondas de teléfonos móviles GSM. Perspectiva de salud ambiental. 2003; 111 (7): 881-883. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1241519/pdf/ehp0111-000881.pdf. Accedido el 17 de junio de 2018.

[26] Milham S. Evidencia de que la electricidad sucia está causando las epidemias mundiales de obesidad y diabetes. Electromagn Biol Med. 2014; 33 (1): 75-78. Doi: 10.3109 / 15368378.2013.783853.

[27] Yakymenko I, Tsybulin O, Sidorik E, Henshel D, Kyrylenko O, Kyrylenko S. Mecanismos oxidativos de la actividad biológica de la radiación de radiofrecuencia de baja intensidad. Electromagn Biol Med. 2016; 35 (2): 186-202. doi: 10.3109 / 15368378.2015.1043557.

[28] Herbert M, Sage C. Hallazgos en autismo (TEA) compatibles con campos electromagnéticos (CEM) y radiación de radiofrecuencia (RFR). En: Sage C, Carpenter D., eds. Informe biolnitativo: una razón para un estándar de exposición pública de base biológica para la radiación electromagnética Segundo. 20. Sage Associates; 2012. http://www.bioinitiative.org/report/wp-content/uploads/pdfs/sec20_2012_Findings_in_Autism.pdf . Accedido el 29 de junio de 2018.

[29] Divan HA, Kheifets L, Obel C, Olsen J. Exposición prenatal y postnatal al uso de teléfonos celulares y problemas de comportamiento en niños. Epidemiology 2008; 19: 523–529. http://www.wifiinschools.com/uploads/3/0/4/2/3042232/divan_08_prenatal_postnatal cell_phone_use.pdfAccedido el 29 de junio de 2018.

[30] Divan HA, Kheifets L, Obel C, Olsen J. Uso del teléfono celular y problemas de comportamiento en niños pequeños. J Epidemiol Salud Comunitaria. 2010; 66 (6): 524-529. doi: 10.1136 / jech.2010.115402. Accedido el 16 de julio de 2018

[31] Li DK, Chen H, Odouli R. Exposición materna a los campos magnéticos durante el embarazo en relación con el riesgo de asma en la descendencia.Arch Pediatr Adolesc Med. 2011; 165 (10): 945-950. https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/fullarticle/1107612. Accedido el 29 de junio de 2018

[32] Warnke U. Abejas, pájaros y la humanidad: destruyendo la naturaleza con 'Electrosmog'. Iniciativa de Competencia para la Protección de la Humanidad, el Medio Ambiente y la Democracia; 2009. www.naturalscience.org/wp- content / uploads / 2015/01 / kompetenzinitiative-ev_study_bees-birds-and-mankind_04-08_english.pdf. Accedido el 10 de junio de 2018.

[33] Balmori A. Contaminación electromagnética de mástiles telefónicos. Efectos sobre la vida silvestre. Fisiopatología. 2009; 16: 191-199. doi: 10.1016 / j.pathophys.2009.01.007. Accedido el 10 de junio de 2018.

[34] Cammaerts MC, Johansson O. Las hormigas pueden usarse como bioindicadores para revelar los efectos biológicos de las ondas electromagnéticas de algunos aparatos inalámbricos. Electromagn Biol Med. 2014; 33 (4): 282-288. Doi: 10.3109 / 15368378.2013.817336.

[35] Broomhall M. Informe que detalla el éxodo de especies del monte. Área de Nardi del Área de Patrimonio Mundial del Parque Nacional Nightcap durante un período de 15 años (2000-2015). Informe para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO). https://ehtrust.org/wp-content/uploads/Mt-Nardi-Wildlife-Report-to-UNESCO-FINAL.pdf. Accedido el 17 de junio de 2018.

[36] Kordas D. Aves y árboles del norte de Grecia: Cambios desde el advenimiento de 4G Wireless. 2017. https://einarflydal.files.wordpress.com/2017/08/kordas-birds-and-trees-of-northern-greece-2017-final.pdf. Accedido el 29 de junio de 2018.

[37] Waldmann-Selsam C, Balmori-de la Puente A, Breunig H, Balmori A. La radiación de radiofrecuencia daña a los árboles alrededor de las estaciones base de telefonía móvil. Sci Total Environ. 2016; 572: 554-569. doi: 10.1016 / j.scitotenv.2016.08.045.

[38] Balmori A. Efectos de mástil de teléfono móvil en renacuajos de rana común (Rana temporaria): La ciudad se convirtió en un laboratorio. Electromagn Biol Med. 2010 (1-2): 31-35. Doi: 10.3109 / 15368371003685363.

[39] Margaritis LH, Manta AK, Kokkaliaris KD, et al. La oogénesis de Drosophila como un marcador biológico que responde a las fuentes de CEM. Electromagn Biol Med. 2014; 33 (3): 165-189. Doi: 10.3109 / 15368378.2013.800102.

[40] Kumar NR, Sangwan S, Badotra P. La exposición a las radiaciones de los teléfonos celulares produce cambios bioquímicos en las abejas obreras. Toxicol Int. 2011; 18 (1): 70-72. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3052591. Accedido el 17 de junio de 2018.

[41] Balmori A. Efectos de las radiaciones electromagnéticas de la telefonía móvil sobre los insectos.Ecosistemas. 2006; 15 (1): 87-95. https://www.revistaecosistemas.net/index.php/ecosistemas/article/ download / 520/495. Accedido el 17 de junio de 2018.

[42] Balmori A. La incidencia de la contaminación electromagnética en los mamíferos silvestres: ¿Un nuevo “veneno” con un efecto lento en la naturaleza? Ambientalista. 2010; 30 (1): 90-97. doi: 10.1007 / s10669-009-9248-y

[43] Magras IN, Xenos TD. Cambios inducidos por la radiación de radiofrecuencia en el desarrollo prenatal de ratones. Bioelectromagnetics 1997; 18 (6): 455-461. http://collectiveactionquebec.com/uploads/8/0/9/7/80976394/exhibit_r-62_magras_mice_study.pdf. Accedido el 17 de junio de 2018.

[44] Otitoloju AA, Osunkalu VO, Oduware R, et al. Efectos hematológicos de la radiación de radiofrecuencia de las estaciones base GSM en cuatro generaciones sucesivas (F1 - F4) de ratones albinos, Mus Musculus. J Environ Occup Sci. 2012; 1 (1): 17-22. https://www.ejmanager.com/mnstemps/62/62-1332160631.pdf?t=1532966199. Accedido el 30 de julio de 2018.

[45] Magone I. El efecto de la radiación electromagnética de la estación de ubicación de radio de Skrunda en las culturas de Spirodela polyrhiza (L.) Schleiden. Sci Total Environ. 1996; 180 (1): 75-80. doi: 0048-9697 (95) 04922-3.

[46] Nittby H, Brun A, Strömblad S, et al. Efectos de RF no GSM y ELF EMF no térmicos sobre la permeabilidad de BBB de la rata. Ambientalista. 2011; 31 (2): 140-148. doi: 10.1007 / s10669-011-9307-z.

[47] Haggerty K. Influencia adversa del fondo de radiofrecuencia en plántulas temblorosas de álamo temblón: observaciones preliminares. Revista Internacional de Investigación Forestal. 2010; Número de artículo 836278. http://downloads.hindawi.com/journals/ijfr/2010/836278.pdf. Accedido el 17 de junio de 2018.

[48] Taheri M, Mortazavi SM, Moradi M, et al. Evaluación del efecto de la radiación de radiofrecuencia emitida por un enrutador Wi-Fi y un simulador de teléfono móvil sobre la susceptibilidad antibacteriana de las bacterias patógenas Listeria monocytogenes y Escherichia coli. Respuesta a la dosis. 2017; 15 (1): 1559325816688527. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5298474. Accedido el 18 de junio de 2018.

[49] Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Radiación no ionizante, parte 2: campos electromagnéticos de radiofrecuencia. En: Monografías de la IARC sobre la Evaluación de Riesgos Carcinogénicos para los Humanos. Vol. 102. Lyon, Francia: Prensa de la OMS; 2013. http://monographs.iarc.fr/ENG/Monographs/vol102/mono102.pdf. Accedido el 2 de julio de 2018.

[50] Carlberg M, Hardell L. Evaluación del uso de teléfonos móviles y teléfonos inalámbricos y el riesgo de glioma utilizando los puntos de vista de Bradford Hill desde 1965 sobre asociación y causalidad. Biomed Res Int. 2017: 9218486. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5376454. Accedido el 17 de junio de 2018.

[51] Blackman CF. Evidencia de alteración por la señal moduladora. En: Sage C, Carpenter D., eds. Informe biolnitativo: una razón para un estándar de exposición pública de base biológica para la radiación electromagnética. Segundo. 15. Sage Associates; 2012. http://www.bioinitiative.org/report/wp-content/uploads/pdfs/sec15_2007_Modulation_Blackman.pdf. Accedido el 19 de junio de 2018.

[52] Williams ER. El circuito eléctrico global: una revisión. Atmos Res. 2009; 91 (2): 140-152. doi: 10.1016 / j.atmosres.2008.05.018.

[53] Wever R. Ritmos circadianos humanos bajo la influencia de campos eléctricos débiles y los diferentes aspectos de estos estudios. Int J Biometeorol. 1973; 17 (3): 227-232. www.vitatec.com/docs/referenz-umgebungsstrahlung/wever-1973.pdf. Accedido el 10 de junio de 2018.

[54] Wever R. ELF-efectos en los ritmos circadianos humanos. En: Efectos de campo electromagnético ELF y VLF. (Persinger M, ed.) Nueva York: Pleno; 1974: 101-144.

[55] Engels S, Schneider NL, Lefeldt N, et al. El ruido electromagnético antropogénico interrumpe la orientación de la brújula magnética en un ave migratoria. Naturaleza. 2014; 509: 353-356. Doi: 10.1038 / nature13290.

[56] Ludwig W, Mecke R. Wirkung künstlicher Atmospherics auf Säuger. Archiv für Meteorologie, Geophysik und Bioklimatologie Serie B (Archivos para Meteorología, Geofísica y Bioclimatología, Serie B Climatología teórica y aplicada). 1968; 16 (2-3): 251-261. doi: 10.1007 / BF02243273.

[57 Morley EL, Robert D. Los campos eléctricos producen globos en arañas. Biología actual. 2018; 28: 1-7. https://www.cell.com/current-biology/pdf/S0960-9822(18)30693-6.pdf. Accedido el 14 de julio de 2018.

[58] Weber J. Die Spinnen sind Deuter des kommenden Wetters (Las arañas son predictores del tiempo que viene). 1800; Landshut, Alemania. “El material eléctrico funciona siempre en la atmósfera; Ninguna estación puede retardar su acción. Sus efectos sobre el clima son casi indiscutibles; Las arañas lo perciben y alteran su comportamiento en consecuencia.

[59] König H. Efectos biológicos de fenómenos eléctricos de frecuencia extremadamente baja en la atmósfera. J Ciclo interdisciplinario Res. 2 (3): 317-323. www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/09291017109359276. Accedido el 10 de junio de 2018.
[60] Sulman F. El efecto de la ionización del aire, los campos eléctricos, la atmósfera y otros fenómenos eléctricos sobre el hombre y los animales. Serie de conferencias estadounidense. Vol. 1029. Springfield, Illinois: Thomas; 1980.

[61] König HL, Krüger, AP, Lang S, Sönning, W. Efectos biológicos del electromagnetismo ambiental. Nueva York: Springer-Verlag; 1981. doi: 10.1007 / 978-1-4612-5859-9.

[62] Sazanova E, Sazanov A, Sergeenko N, Ionova V, Varakin Y. Influencia de las resonancias electromagnéticas cercanas a la tierra en el sistema cerebrovascular humano en el tiempo de las perturbaciones heliogeofísicas. Progreso en Simposio de Investigación en Electromagnética. Agosto 2013: 1661-1665.

[63] Cherry N. Schumann resonances, un mecanismo biofísico plausible para los efectos de la actividad solar / geomagnética en la salud humana. Peligros Naturales. 2002; 26 (3): 279-331. doi: 10.1023 / A: 1015637127504.

[64] Resoluciones de Polk C. Schumann. En Volland H, ed. CRC Handbook of Atmospherics. Vol. 1. Boca Raton, Florida: CRC Press; 1982: 111-178. https://archive.org/stream/in.ernet.dli.2015.132044/2015.132044.Crc-Handbook-Of-Atmospherics-Vol-1#page/n115/mode/2up/search/polk. Accedido el 18 de junio de 2018

[65] Parque C, Helliwell R. Efectos magnetosféricos de la radiación de la línea eléctrica. Ciencia. 1978; 200 (4343): 727-730. doi: 10.1126 / science.200.4343.727.

[66] Bullough K, Kaiser TR, Strangeways HJ. Efectos de modificación no intencionales hechos por el hombre en la magnetosfera. J Atm Terr Phys. 1985; 47 (12): 1211-1223.
[67] Luette JP, Park CG, Helliwell RA. El control de la magnetosfera mediante la radiación de la línea eléctrica. J Geophys Res. 1979; 84: 2657-2660.

[68] Becker RO, Selden G. The Body Electric: Electromagnetism and the Foundation of Life. Nueva York: Morrow; 1985: 325-326.

[69] Firstenberg A. Emergencia Planetaria. Teléfono celular del grupo de trabajo de la web. http://www.cellphonetaskforce.org/planetary-emergency. Publicado en 2018. Accedido el 10 de junio de 2018.

[70] Becker RO. El sistema básico de transmisión y control de datos biológicos está influenciado por fuerzas eléctricas. Ann NY Acad Sci. 1974; 238: 236-241. doi: 10.1111 / j.1749-6632.1974.tb26793.x

[71] Maxey ES, Beal JB. La electrofisiología de la acupuntura; Cómo los campos eléctricos y magnéticos terrestres influyen en los intercambios de energía de los iones de aire a través de los puntos de acupuntura. Revista Internacional de Biometeorología. 1975; 19 (Supp. 1): 124. doi: 10.1007 / BF01737335.

[72] Ćosić I, Cvetković D, Fang Q, Jovanov E, Lazoura H. Señales electrofisiológicas humanas responden a la resonancia de ELFSchumann y campos electromagnéticos artificiales. Transacciones FME. 2006; 34: 93-103. http://scindeks-clanci.ceon.rs/data/pdf/1450-8230/2006/1450-82300602093C.pdf. Accedido el 18 de julio de 2018

[73] Cohen M, Behrenbruch C, Ćosić I. ¿Existe algún vínculo entre los meridianos de la acupuntura, las resonancias de la tierra y la ionosfera y la actividad cerebral? Actas de la 2da Conferencia Internacional sobre Bioelectromagnetismo, Melbourne, Australia. 1998: 173-174. doi: 10.1109 / ICBEM.1998.666451

[74] Chevalier G, Mori K, Oschman JL. El efecto de la puesta a tierra (puesta a tierra) en la fisiología humana. Biología europea y bioelectromagnética. Enero 2006: 600-621. http://162.214.7.219/~earthio0/wp-content/uploads/2016/07/Efectos-de-Arte-en-Human-Physiology-Part-1.pdf . Accedido el 10 de junio de 2018. “Los resultados altamente significativos de EEG, EMG y BVP demuestran que restaurar el potencial eléctrico natural de la tierra al cuerpo humano (conexión a tierra) afecta rápidamente los parámetros fisiológicos y electrofisiológicos humanos. La extrema rapidez de estos cambios indica un mecanismo físico / bioeléctrico más que un cambio bioquímico ".

[75] Sobre eléctrico de Firstenberg A. Earth. En: El arco iris invisible: Una historia de la electricidad y la vida. Santa Fe, Nuevo México: AGB Press; 2017: 113-131.

[76] Cannon PS, Rycroft MJ. Variaciones de la frecuencia de resonancia de Schumann durante las perturbaciones ionosféricas repentinas. J Atmos Sol Terr Phys. 1982; 44 (2): 201-206. doi: 10.1016 / 0021-9169 (82) 90124-6.

[77] Informe Técnico. Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones; 2007: 7. http://www.etsi.org/deliver/etsi_tr/125900_125999/125914/07.00.00_60/
tr_125914v070000p.pdf. Accedido el 10 de junio de 2018. "El maniquí antropomorfo específico (SAM) se utiliza para realizar mediciones de rendimiento radiadas [y está] lleno de líquido de simulación de tejido".

[78] Investigación sobre tecnología para evaluar el cumplimiento de las pautas de protección de RF. Laboratorio de Compatibilidad Electromagnética, Tokio. http://emc.nict.go.jp/bio/phantom/index_e.html . Accedido el 18 de julio de 2018. "El SAR se mide llenando un líquido fantasma que tiene las mismas propiedades eléctricas que las del cuerpo humano en un recipiente hecho con la forma del cuerpo humano, y escaneando el interior utilizando una sonda SAR

[79] Becker RO, Marino AA. Electromagnetismo y vida. Albany: Universidad Estatal de Nueva York Press; 1982: 39. "La evidencia parece ser bastante concluyente de que hay corrientes eléctricas continuas de CC que fluyen fuera de las neuronas en todo el sistema nervioso".

[80] Nordenström B. Circuitos eléctricos biológicamente cerrados. Estocolmo: Publicaciones médicas nórdicas; 1983.

[81] Nordenström B. Impacto de los circuitos eléctricos biológicamente cerrados (BCEC) en la estructura y función. Integra Physiol Behav Sci. 1992; 27 (4): 285-303. Doi: 10.1007 / BF02691165

[82] Devyatkov ND, ed. Efectos no térmicos de la radiación milimétrica. Moscú: URSS Acad. Sci.; 1981 (ruso).

[83] Devyatkov ND, Golant MB, Betskiy OV. Las ondas milimétricas y su papel en los procesos de la vida. (Millimetrovye volny i ikh rol 'v protsessakh zhiznedeyatel'nosti). Moscú: Radio i svyaz '(Radio y Comunicación); 1991 (ruso).

[84] Betskii OV. Efectos biológicos de las ondas milimétricas de baja intensidad (Revisión). Revista de electrónica biomédica. 2015 (1): 31-47. http://www.radiotec.ru/article/15678 . Accedido el 31 de julio de 2018

[85] Señales electromagnéticas Albanese R, Blaschak J, Medina R, Penn J. Ultrashort: preguntas biofísicas, problemas de seguridad y oportunidades médicas ”, Aviat Space Environ Med. 1994; 65 (5 Supp): A116-A120. http://www.dtic.mil/dtic/tr/fulltext/u2/a282990.pdf . Accedido el 18 de junio de 2018.

[86] Pepe D, Aluigi L, Zito D. Sub-100 ps pulsos monociclos para comunicaciones 5W UWB. 10ª Conferencia Europea sobre Antenas y Propagación (EuCAP). 2016; 1-4. doi: 10.1109 / EuCAP.2016.7481123.

[87] Nasim I, Kim S. Exposición humana a campos de RF en enlace descendente 5G. arXiv: 1711.03683v1.https: //arxiv.org/pdf/1711.03683. Accedido el 17 de junio de 2018.

[88] Thielens A, Bell D, Mortimore DB. Exposición de insectos a campos electromagnéticos de radiofrecuencia de 2 a 120 Ghz. Naturaleza / Informes científicos. 2018; 8: 3924. https://www.nature.com/articles/s41598-018-22271-3.pdf . Accedido el 17 de junio de 2018.

[89] Hallmann CA, Sorg M, Jongejans E. Más del 75% disminuyó en 27 años en la biomasa total de insectos voladores en áreas protegidas. Más uno. 2017; 12 (10): e0185809. http://journals.plos.org/plosone/article/file?id=10.1371/journal.pone.0185809&type=printable . Accedido el 17 de junio de 2018.

[90] Gandhi O, Riazi A. Absorción de ondas milimétricas por los seres humanos y sus implicaciones biológicas. Tecnología IEEE Trans Microw Theory. 1986; 34 (2): 228-235. doi: 10.1109 / TMTT.1986.1133316.

[91] Hardell L. Organización Mundial de la Salud, radiación de radiofrecuencia y salud: una tuerca difícil de romper (revisión). Int J Oncol. 2017; 51: 405-413. doi: 10.3892 / ijo.2017.4046.

[92] Pall M. 5G: Gran riesgo para la salud de la UE, EE. UU. E internacional: evidencia convincente de ocho tipos distintos de gran daño causado por la exposición a campos electromagnéticos (CEM) y el mecanismo que los causa. Academia Europea de Medicina Ambiental. http://www.5gappeal.eu/wp-content/uploads/2018/06/pall_2018.pdf . Publicado en mayo de 2018. Acceso el 22 de junio de 2018

[93] Markov M, Grigoriev Y. Tecnología Wi-Fi: un experimento global descontrolado sobre la salud de la humanidad, Electromagn Biol Med. 2013; 32 (2): 200-208. http://www.avaate.org/IMG/pdf/Wi-fi_Technology_-_An_Uncontrolled_Global_Experiment_on_the_Health_of_Mankind_-_Marko_Markov_Yuri_G._Grigoriev.pdf . Accedido el 23 de junio de 2018.

[94] Belyaev I, Alipov Y, Shcheglov V, Polunin V, Aizenberg O. Respuesta cooperativa de células de Escherichia coli al efecto de resonancia de ondas milimétricas a intensidad súper baja. Electromagn Biol Med. 1994; 13 (1): 53-66. Doi: 10.3109 / 15368379409030698.

[95] Belyaev I. Efectos biológicos no térmicos de los microondas: conocimiento actual, perspectiva adicional y necesidades urgentes. Electromagn Biol Med. 2005; 24 (3): 375-403. Doi: 10.1080 / 15368370500381844.

[96] Bise W. Radiofrecuencia de baja potencia y efectos de microondas en el electroencefalograma y comportamiento humanos. Physiol Chem Phys. 1978; 10 (5): 387-398.

[97] Brauer I. Experimentelle Untersuchungen über die Wirkung von Meterwellen verschiedener Feldstärke auf das Teilungswachstum der Pflanzen. Cromosoma 1950; 3 (1): 483-509. Doi: 10.1007 / BF00319492.

[98 Kondra P, Smith W, Hodgson G, Bragg D, Gavora J, Hamid M. Crecimiento y reproducción de pollos sometidos a radiación de microondas. Can J Anim Sci. 1970; 50 (3): 639-644. doi: 10.4141 / cjas70-087.

[99] Frey AH, Seifert E. Iluminación de energía UHF modulada por impulsos del corazón asociada con un cambio en la frecuencia cardíaca. Ciencias de la vida. 1968; 7 (10 Parte 2): 505-512. doi: 10.1016 / 0024-3205 (68) 90068-4.

[100] Mann K, Röschke J. Efectos de campos electromagnéticos pulsados de alta frecuencia en el sueño humano. Neuropsicobiología. 1996; 33 (1): 41-47. doi: 10.1159 / 000119247.

[101] Tiagin NV. Aspectos clínicos de la exposición a la radiación de microondas. Moscú: Meditsina; 1971 (ruso).

[102] Belpomme D, Campagnac C, Irigaray P. Los biomarcadores de enfermedad confiables caracterizan e identifican la electrohipersensibilidad y la sensibilidad química múltiple como dos aspectos etiopatogénicos de un trastorno patológico único. Rev Environ Health 2015; 30 (4): 251–271. https://www.jrseco.com/wp-content/uploads/Belpomme-Environmental-health-2015.pdf . Accedido el 18 de junio de 2018.

[103] Hecht K. Salud implicaciones de la exposición a largo plazo a Electrosmog. Iniciativa de Competencias para la Protección de la Humanidad, el Medio Ambiente y la Democracia. 2016: 16, 42-46. http://kompetenzinitiative.net/KIT/wp-content/uploads/2016/07/KI_Brochure-6_K_Hecht_web.pdf . Accedido el 20 de junio de 2018.

[104] Belyaev I, Dean A, Eger H, et al. EUROPAEM EMF Guideline 2016 para la prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de salud y enfermedades relacionadas con EMF. Rev Environ Health. 2016; 31 (3): 363-397. doi: 10.1515 / reveh-2016-0011.

[105] Schreier N, Huss A, Röösli M. La prevalencia de los síntomas atribuidos a la exposición a campos electromagnéticos: una encuesta representativa de corte transversal en Suiza. Soz Praventivmed. 2006; 51 (4): 202-209. doi: 10.1007 / s00038-006-5061-2. Accedido el 16 de julio de 2018.

[106] Schroeder E. Stakeholder-Perspektiven zur Novellierung der 26. BImSchV: Ergebnisse der bundesweitenTelefonumfrage im Auftrag des Bundesamtes für Strahlenschutz (Informe sobre las perspectivas de los interesados en la modificación de la vigésimo sexta edición del Reglamento de Emisión Federal) Protección de radiación). Schr / bba 04.02.26536.020. Munich, Alemania. 2002 (alemán). https://www.bfs.de/SharedDocs/Downloads/BfS/DE/berichte/emf/befuerchtungen.pdf?__blob=publicationFile&v=3 . Accedido el 19 de julio de 2018

[107] Hallberg Ö, Oberfeld G. Carta al editor: ¿Seremos todos electosensibles? Electromagn Biol Med.2006; 25: 189-191. https://www.criirem.org/wp content/uploads/2006/03/ehs2006_hallbergoberfeld.pdf. Accedido el 22 de junio de 2018

[108] Declaración científica internacional de Bruselas sobre la hipersensibilidad electromagnética y la sensibilidad química múltiple. Instituto ECRI. http://eceri-institute.org/fichiers/ 1441982765_Statement_EN_DEFINITIF.pdf . Publicado en 2015. Accedido el 10 de junio de 2018

[109 Eliminación de barreras de entrada, 47 USC § 253. https://www.gpo.gov/fdsys/pkg/USCODE-2015-title47/pdf/USCODE-2015-title47-chap5-subchapII-partII-sec253. Pdf ; 5G para Europa: un plan de acción. Comisión Europea; 2016. http://ec.europa.eu/newsroom/dae/document.cfm?doc_id=17131 . Accedido el 10 de junio de 2018

[110] Registro Federal - Reglas y Regulaciones. 47 CFR Parte 1 [Expediente WT No. 17–79; FCC 18–30] Aceleración de la implementación de banda ancha inalámbrica mediante la eliminación de barreras a la inversión en infraestructura. 2018; 83 (86) . Accedido el 10 de junio de 2018.

[111] 5G para Europa: un plan de acción. Comisión Europea; 2016. http://ec.europa.eu/newsroom/dae/document.cfm?doc_id=17131. Accedido el 10 de junio de 2018

[112] PCIA - La Asociación de Infraestructura Inalámbrica. Modelo de instalación de telecomunicaciones inalámbricas. Ordenanza de emplazamiento. 2012. https://wia.org/wp-content / uploads / Advocacy_Docs / PCIA_Model_Zoning_Ordinance_June_2012.pdf Accedido el 29 de junio de 2018.


[113] Servicios móviles, 47 USC § 332 (c) (7) (B) (iv). https://www.gpo.gov/fdsys/pkg/USCODE-2016-title47/pdf/USCODE-2016-title47-chap5-subchapIII-partI-sec332.pdf : "Ningún gobierno estatal o local o su instrumentalidad puede regular personal Las instalaciones de servicios inalámbricos se basan en los efectos ambientales de las emisiones de radiofrecuencia en la medida en que dichas instalaciones cumplan con las regulaciones de la Comisión Federal de Comunicaciones (Federal Communications, por sus siglas en inglés) relativas a dichas emisiones ”. Los tribunales han revocado las decisiones reglamentarias sobre la colocación de torres celulares simplemente porque la mayoría del testimonio público se trataba de la salud.

[114] Cellular Telephone Company v. Town of Oyster Bay, 166 F.3d 490, 495 (2nd Cir. 1999).https://openjurist.org/166/f3d/490/cellular-telephone-company-at-v-town-of-oyster-bay Accedido el 10 de junio de 2018 .; T-Mobile Northeast LLC v. Condado de Loudoun Bd. of Sup'rs, 903 F.Supp.2d 385, 407 (EDVa. 2012). https://caselaw.findlaw.com/us-4th-circuit/1662394.html Accedido el 10 de junio de 2018.

[115] Vogel G. A Coming Storm For Wireless? TalkMarkets. Julio de 2017. http://talkmarkets.com/content/stocks--equities/a-coming-storm-for-wireless?post=143501&page=2 Accedido el 13 de septiembre de 2018.


[116] Swiss Re: SONAR - Nuevas perspectivas de riesgo emergentes. Julio 2014: 22. http://media.swissre.com/documents/SONAR_2014.pdf . Accedido el 10 de junio de 2018. “[A] n un mayor nivel de interconectividad y la creciente prevalencia de la dirección digital y los sistemas de retroalimentación también dan lugar a nuevas vulnerabilidades. Estos podrían incluir efectos en cascada con daños múltiples, así como interrupciones de larga duración si los problemas resultaran ser complejos y / o difíciles de reparar. La interconectividad y la generación permanente de datos dan lugar a preocupaciones sobre la privacidad de los datos, y la exposición a campos electromagnéticos también puede aumentar ".

[117] Albert Einstein, carta a Max Born, 4 de diciembre de 1926.

[118] Tecnología de negación activa. Programa de Armas No Letales. https://jnlwp.defense.gov/Press-Room/Fact-Sheets/Article-View-Fact-sheets/Article/577989/active-denial-technology/ . Publicado el 11 de mayo de 2016. Accedido el 10 de junio de 2018.

[119] Los  conflictos de intereses han surgido con frecuencia en el pasado. Por ejemplo, la Comisión de  la UE (2008/721 / EC) nombró miembros que apoyan a la industria para SCENIHR,  quienes presentaron a la UE un  informe engañoso de SCENIHR  sobre riesgos para la salud, que le dio a la industria de  las telecomunicaciones carta blanca para irradiar a  los ciudadanos de la UE. El informe ahora es citado por agencias de seguridad radiológica en la UE. Otro ejemplo es el Programa Nacional de Toxicología de EE. UU. Que tiene un contrato con la Fundación IT'IS, que está financiado por toda la industria de las telecomunicaciones  , para diseñar, construir y monitorear la instalación de exposición para un estudio de celda de dos años y 25 millones de dólares estadounidenses. los telefonos Posteriormente produjo un informe engañoso.  que ahora es citado por los funcionarios de la industria en los Estados Unidos.

[120] Ross M, Mills M, Toohey D. Impacto potencial en el clima del carbono negro emitido por los cohetes. Geophys Res Lett. 2010; 37: L24810. https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1029/2010GL044548. Accedido el 17 de junio de 2018.

[121] Ross MN, Schaeffer PM. Forzamiento radiativo causado por las emisiones de los motores de cohetes. El futuro de la tierra 2014; 2: 177-196. https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1002/2013EF000160 . Acc [122] edido el 17 de junio de 2018. Callicott JB, Mumford K. La sostenibilidad ecológica como concepto de conservación. Biología de la Conservación. 1997; 11 (1): 32-40. https://www.sierraforestlegacy.org/Resources/Community/Sustainability/
SY_CallicottMumford1997.pdf. Accedido el 20 de junio de 2018.