jueves, 5 de diciembre de 2019

URGENTE: SOBRE PARTICIPACIÓN ASOCIACIONES CONFESQ EN CUMBRE DEL CLIMA

Os escribimos para comunicaros que gracias a Ecologistas en Acción vamos a poder participar en la Cumbre del Clima. Tenemos mucha ilusión porque creemos que es un acontecimiento de gran importancia a nivel mundial, pero también para nuestras enfermedades, para mostrar nuestras necesidades e inquietudes para mejorar la calidad de vida de todos/as.

Queremos poner en conocimiento las actividades en las que vamos a participar desde CONFESQ en Madrid, que son las que mostraremos a continuación (si quieren ver el Programa Completo se encuentra en el siguiente enlace: https://cumbresocialclima.net/programa-provisional/?fbclid=IwAR3qCD0wgOi0hUVD49Ni6Gr_t5NlJKhaqmwOePYnkWGj3ftEdxDaKCp-2wE) :
  • Viernes 6 de diciembre: Marcha por el Clima: Emergencia Climática. 18h. Ver recorrido aquí. Lugar de encuentro por definir
  • Lunes 9 de diciembre. 10h00-11h00 - CONFESQ - Enfermedades ambientales: comunicado de los pacientes (Nota: Se ruega a los asistentes que acudan sin perfumes ni cosméticos perfumados por respeto a las personas con sensibilidad química múltiple). Dinamiza la actividad Antonio G. Armas, Director del Programa de Radio «Investigadores por el Mundo» y » Enfermedades Raras» en Libertad FM Radio. Participan: Mª José Félix, en calidad de Presidenta de CONFESQ; Esther Fernández de Landa, Rocío Aparicio y Marina como afectadas de Sensibilidad Química Múltiple (SQM) y/o Electrosensibilidad (EHS).
  • Martes 10 de diciembre. 16h00-17h15 - ELECTRO Y QUÍMICO SENSIBLES POR EL DERECHO A LA SALUD (EQSDS) Conferencia: Contaminación química y radioeléctrica: riesgos para la salud y nuevas enfermedades emergentes ¿y yo qué puedo hacer? Dra. Pilar Muñoz Calero. Médica experta en salud medioambiental.
  • Jueves 12 de diciembre. 17h00-17h45 - SFC-SQM MADRID. Presentación de la Exposición en el Museo Virtual de Ecologia Humana Enfermedades ambientales: cuando el medio ambiente nos enferma enteras. María López Matallana (SFC-SQM Madrid). Pilar Muñoz Calero (Fundación Alborada). Carlos Varea (Asociación para el Estudio de la Ecología Humana/Universidad Autónoma de Madrid)
  • Del 7 al 12 de diciembre: Exposición de fotografía Enfermedades ambientales:cuando el ‘medio’ ambiente me enferma ‘entera’ sobre Enfermedades Ambientales en el Museo Virtual de Ecología Humana (Asociación para el Estudio de la Ecología Humana/Universidad Autónoma de Madrid) de la Asociación SFC-SQM Madrid de afectado/as por Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple. Consiste en un cartel de la exposición en el área dedicada a exposiciones, con un código QR para su acceso.
Desde cada asociación se puede participaren Manifestaciones y actividades paralelas que se desarrollan en las diferentes Comunidades Autónomas. Hemos hecho una recopilación de actividades que encontráis en el documento adjunto.

SI VAIS A CONVOCAR A VUESTROS SOCIOS Y OTROS AFECTADOS EN ALGUNA, DECÍRNOSLO PARA INCLUIRLO EN LA PROGRAMACIÓN DE CONFESQ

Estamos diseñando flyers (para imprimir) con información sobre Enfermedades Ambientales y Carteles

para sensibilizar no solo de los efectos secundarios del clima al mundo en general, sino de las enfermedades que aparecen y empeoran por esta causa que está afectándonos a todos y todas cada vez más. Si queréis darnos algún dato de relevancia relacionado con las enfermedades ambientales (SQM y EHS) sobre datos estadísticos, problemas o vivencias de vuestras CCAA que queráis que queden reflejadas en el Comunicado de Prensa, estaremos encantados/as de recibir dicha información y hacer mención de ella.

Os invitamos a participar de forma activa en este evento.

Sería estupendo que pudierais asistir a Madrid. pero en caso de no poder por motivos de carácter personal hacemos mención de noticias y eventos encontrados en redes sociales por si queréis asistir o estar al tanto de qué anda sucediendo por vuestra zona o Comunidad Autónoma, y si queréis (y podéis) asistir con algún flyer para sensibilizar y poner voz a nuestra realidad sería fantástico.

Estamos siempre agradecidos/as con vuestra dedicación e implicación, y os enviamos un sincero abrazo.

Seguimos en contacto.  

CONFESQ
COALICIÓN NACIONAL ENTIDADES
DE FM, EHS, SFC/EM y SQM
Tfno: 677 98 87 00 / 91 1697904

domingo, 17 de noviembre de 2019

Enfermedades ambientales, enfermedades invisibles

Más de un millón y medio de personas en España padecen de fibromialgía, síndrome de fatiga crónica, sensibilidad química múltiple y electrosensibilidad; el 90 por ciento mujeres. Recientemente el INSS ha publicado un informe sobre estas patologías que ha provocado la indignación de pacientes y asociaciones.
Reflejo de la fachada del Museo Guggenheim en Bilbao. ÁLVARO MINGUITO
ECOLOGISTAS EN ACCIÓN DE SEGOVIA Y ASOCIACIÓN DE ELECTRO Y QUÍMICO SENSIBLES POR EL DERECHO A LA SALUD

En enero pasado, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) publicó un informe dirigido a inspectores y médicos de familia titulado “Guía de actualización en la valoración de la fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, sensibilidad química múltiple, electrosensibilidad y trastornos somatomorfos”. Las cuatro primeras enfermedades se denominan “de sensibilización central” y de la quinta afirma esta guía que “el antecedente histórico de los trastornos somatomorfos [una patología psiquiátrica] se halla en el concepto de histeria”. No existe justificación alguna para mezclar todas ellas en un mismo documento.

Las enfermedades de sensibilización central son patologías emergentes que, en pocos años, según los datos de prevalencia más bajos aportados por el INSS, han llegado a afectar en España a, como mínimo, 1.500.000 personas, de ellas entre el 85 % y el 90 % son mujeres. Para hacernos una idea de la magnitud del problema, por comparación, esta es una cifra muy superior a las 150.000 personas diagnosticadas en España con párkinson.

La guía ha despertado la indignación entre las asociaciones de pacientes, que han iniciado movilizaciones, han solicitado su retirada y contemplan, en caso contrario, recurrir a la vía judicial. El Ministerio ha accedido a retirar los trastornos somatomorfos del documento, pero el contenido del informe “sigue siendo intolerable” para las asociaciones de pacientes. Así lo han puesto de manifiesto en el “Análisis Crítico del Informe del INSS” que pone en evidencia la falta de rigor del mismo. Investigaciones, que no recoge el documento, apuntan a serios problemas celulares y metabólicos en estos pacientes que podrían estar causados por factores ambientales, en concreto, por químicos y ondas electromagnéticas.

Entre los redactores de esta guía de referencia médica del INSS no se encuentra nadie experto en estas patologías. Además, se ha manejado una bibliografía exigua, desactualizada y sesgada, ignorando criterios de consenso de organismos internacionales y estudios científicos. Incluso, las recomendaciones que contiene la guía podrían constituir “un delito contra la salud”, según denuncian las asociaciones de afectados. Por ejemplo, se afirma que “la etiología de la fibromialgia es desconocida”, señalando que “las clasificaciones son orientativas y ninguna tiene evidencia científica”. Aun así, elige una que clasifica a los pacientes “basándose en el perfil psicopatológico”. Pero, aunque reconocen que “no existe tratamiento farmacológico específico”, aconsejan utilizar antidepresivos. A pesar de que estudios publicados señalan que el uso de antidepresivos, en estos casos, puede agravar los síntomas.

Por otro lado, el porcentaje de personas con fibromialgia que también padecen depresión que la guía recoge (30 %) es inferior al que otros autores apuntan para patologías como lupus (56 %), esclerosis múltiple (42 %), párkinson (50 %), asma (41 %), sida (85 %), diabetes (33 %). Además, el documento del INSS desaconseja específicamente la realización de pruebas que podrían servir para objetivar daños fisiológicos en pacientes con síndrome de fatiga crónica.

La guía afirma que “los pacientes con sensibilidad química múltiple y con trastornos somatomorfos comparten síntomas y características psicológicas”. Cuando habla del tratamiento hace una afirmación tan peligrosa como que “al recomendar evitar la exposición se transmite un mensaje de causalidad que no está basado en las evidencias y que puede hacer perdurar la sintomatología”. Igualmente, en cuanto a electrosensibilidad (sensibilidad a ondas y campos electromagnéticos), afirma: “La recomendación de evitar la exposición tampoco parece adecuada”. Luego está recomendando a los pacientes que se expongan a aquello que los enferma.

Para entender el problema, interesa saber que hasta 1981, cuando se ponía un nuevo químico en circulación (tanto en alimentos como en productos de limpieza, pesticidas, etc.), no era obligatorio hacer estudios previos. Para entonces, ya había en torno a 100.000 sustancias comercializadas.

BARRERAS INVISIBLES

Antonio ha respondido a mis preguntas por ordenador con mucho trabajo. Tendría que haberle hecho las preguntas para este artículo por teléfono, aunque imagino que también le cuesta hablar por teléfono. Me dice que la publicación de esta guía se convierte en el mayor obstáculo para alcanzar una mejoría en su salud, e incluso su mayor amenaza. "Para poder mejorar en mi salud con esta hipersensibilidad es fundamental evitar al máximo la exposición –me cuenta por escrito-, y eso en muchas ocasiones depende de terceras personas. Actualmente la penetración del uso de tecnologías inalámbricas en la vida cotidiana es de tal calibre que es absolutamente omnipresente alrededor de cualquier persona. Cada persona porta como mínimo un teléfono móvil, pero también una tablet, un ebook, tiene un teléfono inalámbrico y un wi-fi en su casa, pero también los transportes públicos, bibliotecas, parques, centros culturales, hospitales, etc., tienen wi-fi y las ciudades están repletas de antenas de telefonía móvil. Esto significa que para poder estar con gente necesito de su colaboración para ciertas adaptaciones, por ejemplo los teléfonos móviles o inalámbricos o wi-fi de mis vecinos me pueden afectar a tal extremo de dejarme totalmente ko".

Pienso en alguien con una silla de ruedas, los obstáculos que encuentra todo el tiempo en su camino. Antonio dice que la electrosensibilidad es una discapacidad como otra cualquiera, "sólo que las barreras en vez de ser escaleras son radiaciones invisibles".

Antonio no se llama Antonio, prefiere no utilizar su verdadero nombre, pero es una persona electrosensible. Forma parte de la asociación EQSDS, muy activa, que reivindica fundamentalmente, y según las palabras de Antonio, "que se reconozca formalmente la existencia de personas especialmente sensibles que han desarrollado problemas de salud asociados a la exposición de químicos y radiaciones que en otras personas no implican reacciones de forma inmediata, y a niveles que actualmente son legales para la población general".

Otras reivindicaciones tienen que ver con necesidades sin cubrir por la ausencia del reconocimiento, explica Antonio. Es importante el reconocimiento de la discapacidad asociada a estas patologías, para que las personas enfermas no pierdan derechos fundamentales, como el derecho a un puesto de trabajo, a una vivienda accesible, a la salud, a la educación y la integración social.

Mientras todo esto llega, Antonio considera muy importante y urgente "la creación de espacios libres de contaminación química y electromagnética donde las personas en situación más crítica, puedan recuperarse y poder retomar y reconducir sus vidas mientras gestionan un espacio habitable".

CON ESTUDIOS CIENTÍFICOS

Desde 2006, el programa Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas (REACH) de la UE ha obligado a que se registren y demuestren la no peligrosidad de las sustancias químicas que se ponen en circulación, pero por sus características, más del 50 % de ellas no tienen obligación de hacerlo. Por ello, todos tenemos en sangre decenas de químicos de los que sólo el 2 % han sido estudiados.

World Wildlife Fund (WWF) investigó la presencia de 103 químicos en sangre de los ministros de la Unión Europea. Se detectaron 76 de ellos, tóxicos, bioacumulables, persistentes, con una media de 41 compuestos por persona. Muchas de estas sustancias son xenoestrógenos, disruptores endocrinos que afectan en mayor medida a las mujeres.

CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

Por otra parte, las tecnologías inalámbricas, cuyo crecimiento está siendo exponencial desde 1990, también se han puesto en circulación sin realizar estudios previos en laboratorio para demostrar su no peligrosidad. Ante la alarma social y científica, en 1999, con la mayoría de estas tecnologías ya desplegadas, el ICNIRP (organismo privado en el que se apoya la OMS), estableció unos límites de potencia que sólo contemplaban efectos térmicos.

Investigadores en bioelectromagnetismo han demostrado con estudios científicos revisados por pares que además, por exposiciones crónicas y en intensidades miles de veces por debajo de las reguladas, se producen efectos biológicos : roturas de ADN, estrés oxidativo celular, daños neurológicos, daños reproductivos, alteraciones celulares e iónicas, apertura de la barrera hematoencefálica… (lo que podría permitir que pasen al cerebro las sustancias químicas no estudiadas que todos tenemos en sangre). Los resultados de los daños provocados por químicos y campos electromagnéticos en células, animales y personas demostrados por estudios científicos , son coincidentes con los daños que los investigadores están publicando para las enfermedades de sensibilización central. Lo que se produce es una pérdida de los equilibrios del organismo con afectación celular, inmunológica, hormonal y del sistema nervioso.

RECONOCER LAS ENFERMEDADES

Científicos de todo el mundo reunidos en 2015 en la Real Academia de Medicina de Bruselas pidieron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a Naciones Unidas que asignen un código CIE (Código Oficial de Enfermedades) y reconozcan la existencia de electrosensibilidad y sensibilidad química múltiple (la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica sí están reconocidas por la OMS desde los años 90).

También han pedido a estos organismos protección frente a la exposición a campos electromagnéticos, pues las directrices actuales son inadecuadas y no protegen la salud. Además, solicitaron a la UE, la OMS y la ONU en 2017 y 2018 que se bloquee el despliegue de la 5G (nueva tecnología para móviles) hasta que se cuente con informes que demuestren su inocuidad, pues las tecnologías anteriores se ha verificado que son dañinas para personas, plantas y animales. La ministra belga de Medio Ambiente, alcaldes como el del municipio de Morino, en Italia, y varios cantones suizos han bloqueado el despliegue de la tecnología 5G.

En España, curiosamente, la misma persona que fijó los límites de emisión para las tecnologías inalámbricas ha trabajado después para compañías de telecomunicaciones. Este técnico, desde el Comité Científico Asesor sobre Radiofrecuencias y Salud, ha defendido la inocuidad de estas tecnologías y ha hecho algo tan grave como manipular las conclusiones de estudios científicos sobre electrosensibilidad. Pero se da la circunstancia de que, además, esa misma persona ha sido, desde 2012, responsable técnico del Ministerio de Sanidad en fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, sensibilidad química múltiple y electrosensibilidad.

¿Es creíble que casi un millón y medio de mujeres hayan desarrollado recientemente un trastorno psiquiátrico en España? ¿O es que sale más ‘barato’ culpabilizar a las mujeres, recetarles antidepresivos y condenarlas al ostracismo? Es incómodo reconocer que el sistema económico es dañino para la biodiversidad y afecta a la salud de las personas, pero es necesario aceptar las responsabilidades y el cambio de rumbo que eso debería conllevar.

Artículo publicado en la revista Ecologista y adaptado por Saltamontes.

martes, 12 de noviembre de 2019

La exposición prenatal a partículas finas se asocia con cambios cerebrales y de conducta en infantes

CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

El estudio preliminar muestra que este tipo de contaminación atmosférica, aún incluso dentro de los límites establecidos por la Unión Europea, altera el desarrollo del cerebro infantil.
La disminución de volumen en el cuerpo calloso se relacionan con la aparición
de trastornos como la hiperactividad o el autismo. [iStock/wildpixel]
Marta Pulido Salgado

La quema de combustibles fósiles, así como los procesos industriales y agrícolas, produce una mezcla compleja de partículas finas en suspensión, gases, compuestos orgánicos volátiles y metales que contaminan a diario el aire de la atmosfera. Durante las últimas décadas, la polución se ha relacionado con alteraciones en el desarrollo del sistema nervioso central infantil. Sin embargo, la comunidad científica dispone de pocos datos.

Por consiguiente, Jordi Sunyer y su equipo, del Instituto de Salud Global de Barcelona, junto con otros investigadores españoles, franceses e ingleses, centraron sus esfuerzos en determinar los posibles efectos de la exposición a partículas finas durante el embarazo sobre dos áreas del cerebro de preadolescentes. En concreto, los ventrículos laterales y el cuerpo calloso.

En el estudio, publicado por la revista Environmental Research, participaron 186 infantes de entre 8 y 12 años de edad, de ambos sexos, procedentes del proyecto BREATHE (en su origen, siglas inglesas para Desarrollo del Cerebro y la Contaminación Atmosférica por Partículas Finas en Escolares), realizado en 40 escuelas de la ciudad de Barcelona.

Los científicos estimaron la cantidad de partículas finas de 2.5 micras (PM2.5) presentes en la atmosfera durante el último trimestre de embarazo, mediante datos del Estudio Europeo de Cohortes para los Efectos de la Contaminación Atmosférica y el historial de residencia de cada uno de los pequeños. Imágenes obtenidas por resonancia magnética permitieron medir el volumen de las zonas cerebrales de interés. Asimismo, madres, padres y profesores rellenaron un cuestionario acerca del comportamiento de los niños.

De acuerdo con los resultados, existe una relación entre la exposición a una concentración de 7 microgramos de PM2.5 por metro cúbico de aire, a lo largo de los últimos 3 meses de gestación, y la perdida de 50 milímetros cúbicos de volumen en el cuerpo calloso. Cambios de esta magnitud se asociaron con mayor hiperactividad en los infantes.

El cuerpo calloso conecta áreas homólogas de los dos hemisferios, y su alteración puede conllevar la aparición de trastornos de conducta como el autismo o el déficit de atención. Los científicos sugieren que la exposición a la contaminación atmosférica favorecería la activación de las células de la microglía. Estas células del sistema inmunitario residentes en el cerebro secretarían moléculas infamatorias tóxicas para las neuronas y los oligodendrocitos, que forman la vaina de mielina que recubre los axones neuronales. La degeneración de estos dos tipos celulares ocasionaría la disminución del volumen del cuerpo calloso.

Sunyer y sus colaboradores destacan el carácter preliminar del estudio. En un futuro, plantean realizar experimentos con mayor número de participantes para corroborar el hallazgo y establecer si en este caso, correlación implica causalidad.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Effects of prenatal exposure to particulate matter air pollution on corpus callosum and behavioral problems in children», de M. Mortamais et al., en Environmental Research; 178: 108724, publicado el 7 de septiembre de 2019.

miércoles, 30 de octubre de 2019

El despliegue del 5G se realiza sin garantías ambientales y sanitarias

28/10/2019
  • Ecologistas en Acción pide al Ministerio de Economía y Empresa la revisión de oficio del Plan Nacional 5G y de todos los actos que se han aprobado en desarrollo del mismo.
  • El plan no tiene la preceptiva evaluación ambiental estratégica ni una evaluación de impacto en la salud.
  • Al mismo tiempo, no existe la Comisión Interministerial de Radiofrecuencias y Salud, que debería velar por las condiciones de despliegue de las redes inalámbricas.
El despliegue de la tecnología 5G se está realizando en España de forma muy irregular y sin las garantías suficientes. Alertado sobre ello, el Defensor del Pueblo, en su resolución de 21-8-2019, concluye que el Plan Nacional 5G no se sometió a evaluación ambiental estratégica y que dicha decisión se adoptó unilateralmente por el órgano promotor del plan, el Ministerio de Economía y Empresa, sin consultar con el órgano ambiental, el Ministerio para la Transición Ecológica, sobre la procedencia de efectuar dicha evaluación. Por tanto, el plan incumple los requisitos exigidos por la Ley 21/2013 de evaluación ambiental estratégica e incluso podrían suscitarse dudas en relación con la falta de aprobación formal.

Del mismo modo, tampoco se ha realizado la evaluación del impacto en salud que prevé el artículo 35 de la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública.

Ecologistas en Acción ha presentado ante la Secretaría de Estado para el Avance Digital del Ministerio de Economía y Empresa un recurso extraordinario de revisión contra el Plan Nacional 5G y todos los actos que se han aprobado en desarrollo del mismo. A su vez, ha solicitado a la ministra Nadia Calviño la revisión de oficio del Plan Nacional 5G y de todos los actos que se han aprobado en su desarrollo.

Ecologistas en Acción también ha enviado una carta a la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y a la ministra de Transición Ecológica. En ella se les solicita que, teniendo en cuenta las consideraciones de la resolución del Defensor del Pueblo, en la que considera que “el análisis de estos aspectos y del potencial riesgo para la salud del empleo de la tecnología 5G a través de la banda de 26 GHz excede las funciones de esta institución y requiere la intervención de órganos y administraciones públicas distintas de la Secretaría de Estado, entre ellas las sanitarias”, se elabore conjuntamente con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social el proyecto de reglamento por el que debe regularse la Comisión Interministerial sobre Radiofrecuencias y Salud, y que se apruebe por el Consejo de Ministros.

Ecologistas en Acción intentará por los medios legales y judiciales a su alcance que se cumpla la normativa que tiene como fin la protección del medio ambiente y de la salud pública ante este despliegue de la tecnología 5G que se ha dejado irresponsablemente al libre albedrío de las empresas de telecomunicaciones, dando por sentada su inocuidad, algo que cada vez está más en cuestión.

jueves, 24 de octubre de 2019

El 85 % de la población española ha respirado aire contaminado por ozono

Por Ecologistas en Acción / Redacción Tercera Información

Gobierno y comunidades autónomas siguen sin adoptar medidas eficaces sobre el transporte, la industria y la ganadería que eviten los episodios puntuales y reduzcan los niveles de fondo.

El informe estatal sobre ozono elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos en 480 estaciones oficiales de medición repartidas por todo el territorio español, entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2019. Presenta datos exhaustivos de la contaminación por ozono, por comunidades autónomas y por zonas y estaciones de medición.

Entre sus principales conclusiones, destacan:

– El ozono troposférico sigue siendo el contaminante atmosférico que año tras año afecta a más población y territorio en el Estado español. Durante 2019 sus niveles se han mantenido en general estables, con alzas y descensos según los territorios, relacionadas con las variaciones geográficas de las temperaturas y las precipitaciones en primavera y verano.

– El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia el valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de acuerdo al cual el aire contaminado por ozono ha afectado en 2019 a 39,8 millones de personas en el Estado español, el 85 % de su población, así como a 455.000 kilómetros cuadrados, el 90 % del territorio. Es decir, seis de cada siete españoles han respirado un aire con más ozono del recomendado por la OMS.

– Si se considera el valor objetivo establecido por la normativa española y europea, más laxo que el de la OMS, la población que ha respirado aire contaminado por encima del estándar legal sería de 9,8 millones de personas, un 21 % del total, en torno a tres millones de afectados más que en 2013 y 2014, pero millón y medio menos que en 2015, 2017 y 2018. Es decir, uno de cada cinco españoles ha respirado un aire que incumple el estándar legal vigente de ozono.

– Durante 2019, los territorios más afectados por el ozono troposférico han sido Cataluña y la Comunidad de Madrid, que han presentado la peor situación general del Estado. La contaminación por ozono ha sido también más alta que en años anteriores en Andalucía oriental, el norte del País Valenciano y el Valle del Ebro de Cataluña al País Vasco, y más baja en el tercio occidental de la Península, la cornisa cantábrica y la Región de Murcia.

– Coincidiendo con las olas de calor estivales, en 2019 se han producido numerosas superaciones del umbral de información y una docena de superaciones del umbral de alerta, concentradas en Cataluña, donde este último umbral no se rebasaba desde el año 2003.

– El ozono es un contaminante muy complejo, que no tiene una fuente humana directa sino que se forma en la superficie terrestre en presencia de radiación solar por la combinación de otros contaminantes denominados precursores, emitidos por el transporte (en especial los vehículos diésel), las centrales termoeléctricas, ciertas actividades industriales o la ganadería intensiva. Se trata por tanto de un contaminante secundario que durante el verano afecta sobre todo a las áreas suburbanas y rurales influenciadas por la contaminación urbana e industrial.

– El mantenimiento de la contaminación por ozono en 2019 es consecuencia en primera instancia del repunte en la quema de combustibles fósiles que está acompañando al nuevo ciclo económico, agravada por el aumento de las temperaturas resultado del cambio climático.

– La contaminación por ozono debe abordarse como un problema sanitario de primer orden. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, causa cada año entre 1.500 y 1.800 muertes en el Estado español. Las personas más afectadas son las niñas y los niños, las personas mayores, las mujeres embarazadas y quienes padecen enfermedades cardiorrespiratorias crónicas.

– El coste sanitario y laboral de la contaminación por ozono fue de 5.000 millones de euros en 2013, un 0,33 % del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales. Solo los costes económicos de la menor producción de dos cultivos como trigo y tomate, por su exposición al ozono en España, se estimaron en 800 millones de euros en el año 2000, el 3,2 % del PIB agrícola.

– La información a la ciudadanía por parte de las administraciones públicas no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema. Pocas ciudades cuentan con protocolos de actuación frente a las puntas de contaminación por ozono, y sólo Valladolid contempla y aplica medidas de limitación del tráfico en episodios como el de la ola de calor de la última semana de junio, cuando mientras las grandes ciudades francesas restringían el tráfico las españolas se limitaban a informar rutinariamente a la población sensible, en el mejor de los casos.

– Los planes de mejora de la calidad del aire para reducir la contaminación por ozono son obligatorios según la legislación. Pero diez comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Illes Balears, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, País Valenciano, Madrid, Navarra y País Vasco) siguen sin elaborarlos. Por vez primera un tribunal regional como el de Castilla y León declaró en 2018 la obligación de dichas administraciones de elaborar tales planes. Obligación sobre la que en los próximos meses se pronunciará el Tribunal Supremo.

– Ecologistas en Acción reclama al Ministerio para la Transición Ecológica que aborde el Plan Nacional de Ozono comprometido hace años, al que remiten las comunidades autónomas. para justificar su inactividad. El vigente Plan Aire II es inoperante porque limita las actuaciones sobre el ozono a la realización de estudios y a la mejora de la medición. Aunque la Audiencia Nacional ha sentenciado que el Plan Aire II da cumplimiento a las obligaciones legales del Gobierno central respecto al ozono, Ecologistas en Acción recurrirá al Tribunal Supremo.

– Las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire por ozono son la disminución del tráfico motorizado, la adopción de las mejores técnicas industriales disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua, el ahorro y la eficiencia energética y el cierre de las centrales térmicas de carbón. También es necesario declarar un Área de Control de Emisiones (ECA) para el Mar Mediterráneo, penalizar fiscalmente a los vehículos diésel y una moratoria para las nuevas grandes explotaciones ganaderas intensivas.

“Hoy ya sabemos cómo actuar con pacientes con síndrome de sensibilidad central”

22 de octubre 2019 por Núria Coll

Me lo encuentro en muchos congresos. Es de aquellos profesionales que no se cansan de estudiar y de aprender. Farmacéutico de formación e hijo de médicos, Marcello lleva en el ADN la vocación de ayudar y de entender a la gente. A la dietética y la PNIE llegó, pero, de golpe. Activo, flexitariano, solar, positivo y empático. Marcello es una persona cercana que, con buenos conocimientos de psicología, puede acompañar a los pacientes en procesos de cambios profundos; esta esencia es la que ahora ofreceremos en nuestra consulta nutricional. Marcello se suma, pues, a la plantilla de La Consulta de Soycomocomo como farmacéutico, dietista y PNIE para acompañar a personas con trastornos intestinales, inmunitarios, hormonales o degenerativos.
¿Cómo empieza tu experiencia profesional?

Tras un posgrado de dos años en la facultad de farmacia en Santiago de Compostela, llego a Barcelona y empiezo a trabajar en una empresa farmacéutica y, poco después, en una oficina de farmacia. Esta última no era mi primera opción, pero me convierto en un punto de referencia para los clientes habituales y hago del trabajo de farmacéutico algo realmente gratificante. Establezco una relación de confianza con el cliente-paciente y me doy cuenta a diario de que lo que hago es muy importante para algunas personas.

Como farmacéutico, mi labor no es realizar un diagnóstico ni prescribir una terapia, si no ayudar a interpretar correctamente las instrucciones del médico y resolver las dudas de los medicamentos, además de explicar la importancia de la dosis correcta e identificar cualquier factor de riesgo.
Aconsejo tomar remedios naturales para mejorar el estado de salud cuando detecto estilos de vida poco saludables y hábitos alimenticios incorrectos.

¿Cómo empiezas con la PNIE?

Por un tema personal. Desde los catorce años sufría migrañas y la medicina alopática solo me ofrecía una medicación para aliviar el dolor. En atención primaria me decían que no podían hacer mucho más. Esto es algo que siempre me ha generado frustración y incredulidad, sobre todo en enfermedades crónicas. Hace cinco años, empecé a explorar otras vías para conseguir una mejora real en la calidad de vida de los pacientes y estudié dietética natural y psiconeuroinmunología.

¿Y mejoraste?

Con los cambios dietéticos mejoré las migrañas y un problema de colon irritable que había arrastrado desde la universidad. De ahí nace en mí el deseo de poder ayudar a muchas personas que padecen problemas similares a los míos.

En La Consulta tratarás enfermedades crónicas y degenerativas, como fibromialgia, fatiga crónica, migraña, síndrome de piernas inquietas, síndrome químico múltiple…

Sí. Algunas de las que has mencionado, todas juntas, forman lo que hoy conocemos como síndrome de sensibilidad central, que es una hipersensibilidad del sistema inmunitario que causa dolor cuando hay exposición a olores fuertes, ruidos, alimentos, productos químicos, campos electromagnéticos, cambios de tiempo, estrés, infecciones y fármacos.

Qué difícil encontrar el tratamiento, ¿no?

Es importante mejorar las defensas y tener unos buenos niveles de vitamina D. En enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide se ha visto que hay una mayor incidencia de dolor crónico con concentraciones séricas de vitamina D por debajo de los 20 ng/ml.

Otro paso esencial es mejorar la permeabilidad intestinal con alimentos como caldo de huesos o probióticos. Si la flora intestinal está alterada, hay que eliminar parásitos y hongos del intestino, ya que empeoran los síntomas de irritación y dolor. También hay que corregir las deficiencias nutricionales que se pueden detectar a través de una analítica, como las de B12, B9, B6 y magnesio, por ejemplo. Para mejorar el descanso y bajar el estrés se puede recurrir a adaptógenos y melatonina.

En lo que se refiere a alimentación, es una buena estrategia seguir una dieta baja en histamina y evitar alimentos como frutos secos, leche y derivados, trigo y pescado azul entre otros. Finalmente, se puede recurrir a la microinmunoterapia.
Cuéntanos qué es la microinmunoterapia.

La microinmunoterapia permite al sistema inmune recobrar su potencial con suavidad y sutileza. Es una terapia que utiliza concentraciones muy bajas, homeopáticas, de mensajeros inmunológicos como citoquinas, ácidos nucleicos o factores de crecimientos, que son las palabras que el sistema inmunitario utiliza para comunicarse.

Se puede combinar con otros tratamientos, no tiene efectos secundarios y generalmente se tolera muy bien.

Se puede usar para combatir el virus del Epstein-Barr, que puede estar detrás de la tormenta perfecta que desencadena enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto. También hay remedios para el papiloma y el herpes zóster.

La microinmunoterapia está indicada tanto para el dolor crónico de enfermedades como la fibromialgia o el síndrome de fatiga crónica como para enfermedades inflamatorias intestinal tipo Crohn y colitis ulcerosa.

Es una ayuda también en endometriosis, tanto si hay un componente genético, dolor o un componente emocional muy fuerte; y en la artritis reumatoide, que cursa con un proceso inflamatorio crónico.

¿Qué soluciones hay para los virus y bacterias?

Para estimular la reacción del sistema inmunitario y ayudarle a controlar la proliferación de virus o bacterias podemos ayudarnos de probióticos –como el Saccharomyces boulardii, el Lactobacillus ramnosus o Bifidobacterium lactis entre otros–, de prebióticos –como la fibra de las semillas de chía o de lino o los betaglucanos presentes en hongos como el shiitake–, de vitamina D –presente en el pescado–, de almidón resistente –presente en el arroz y la patata enfriados–, de omega-3 –presente en el pescado azul–, de cúrcuma para modular la inflamación, de vitamina A –presente en el hígado de bacalao–, de alimentos con vitamina E y glutamina para sellar el intestino inflamado y mejorar el efecto barrera hacia los virus, bacterias y tóxicos.

Darás una charla en el Cómo Como Festival el día 30 de noviembre sobre la relación que hay entre dolor crónico y sueño. Cuéntanos algo.

Existe una relación entre el sueño y el dolor crónico, y las personas afectadas por dolor crónico muestran habitualmente alteraciones del sueño. Se sabe que las mujeres con problemas de insomnio tienen más probabilidades de desarrollar fibromialgia en los diez años siguientes. El 50% de las personas con insomnio acaban teniendo dolor crónico y al revés: las alteraciones del sueño provocan la aparición de dolor crónico en personas que antes no tenían dolor.

Eso se ha visto también en las enfermedades inflamatorias intestinales, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, como también veremos en la charla.

Fuente: https://soycomocomo.es/invitado/marcello-soi

POSIBLE RELACIÓN DE LA INTOLERANCIA AL GLUTEN Y LA INTOLERANCIA AL GLIFOSATO

UN ESTUDIO DE INVESTIGADORES DE LA UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE INDICA UNA POSIBLE RELACIÓN DE LA INTOLERANCIA AL GLUTEN Y LA EPIDEMIA DE LA ENFERMEDAD CELÍACA CON EL USO DEL HERBICIDA ROUNDUP®

La enfermedad celíaca, y, en general, la intolerancia al gluten, es un problema creciente en todo el mundo, pero especialmente en América del Norte y Europa, donde aproximadamente el 5% de la población lo padece.

En un análisis independiente de casi 300 estudios realizados por dos investigadores independientes de la Universidad de Cambridge, llegan a la conclusión de que el uso del glifosato en los cultivos podría estar relacionado con el aumento de los casos de la enfermedad celíaca.

En él proponen que el glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup®, sería el factor causal más importante de esta epidemia, no de la enfermedad en sí. El estudio, publicado en la revista Toxicología interdisciplinaria en 2013, fue completamente ignorado por los medios de comunicación, a excepción de Mother Earth News y The Healthy Home Economist.

Ahora es cuando el glifosato está empezando a recibir la atención que merece, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Estado de California (EEUU) lo nombran como el culpable en una demanda por cáncer de $ 280 millones y es catalogado como cancerígeno.

SÍNTOMAS DE LA INTOLERANCIA AL GLUTEN

Los síntomas de la llamada “intolerancia al gluten” y la enfermedad celíaca son sorprendentemente similares a los síntomas en los animales de laboratorio expuestos al glifosato, argumentan los autores del estudio, Anthony Samsel, un científico independiente que trabajó como asesor de la EPA sobre la contaminación por arsénico, y Stephanie Seneff, una investigadora científica del MIT.

Señalan un estudio reciente sobre cómo el glifosato afecta los sistemas digestivos de los peces. Disminuyó las enzimas y bacterias digestivas, rompió los pliegues de la mucosa, destruyó la estructura de las microvilas en la pared intestinal y aumentó la secreción de mucina. “Estas características recuerdan mucho a la enfermedad celíaca”, escriben Samsel y Seneff.

AUMENTO DE CASOS DE INTOLERANCIA AL GLUTEN RELACIONADA CON EL AUMENTO DEL USO DE HERBICIDAS

Además, el número de personas diagnosticadas con intolerancia al gluten y enfermedad celíaca ha aumentado a la par que el aumento del uso de glifosato en la agricultura, especialmente con la práctica reciente de empapar granos en el herbicida justo antes de la cosecha, que comenzó en la década de 1980 y se convirtió en una rutina en la década de 1990:

Si bien algunos sugieren que el reciente aumento en la enfermedad celíaca se debe simplemente a mejores herramientas de diagnóstico (como se puede ver, sucedió alrededor del 2000), el estudio reciente de la Universidad de Cambridge sugiere que es más que eso.

En 2009, los investigadores buscaron anticuerpos contra el gluten en el suero inmune congelado obtenido entre 1948 y 1954 para los anticuerpos contra el gluten, y los compararon con muestras de personas de la actualidad. Encontraron un aumento de 4 veces en la incidencia de la enfermedad celíaca en la generación más joven.

CONCLUSIONES A LAS QUE HAN LLEGADO LOS INVESTIGADORES

“La enfermedad celíaca se asocia con desequilibrios en las bacterias intestinales que pueden explicarse completamente por los efectos conocidos del glifosato en las bacterias intestinales”.

“La enfermedad celíaca está asociada con el deterioro de las enzimas del citocromo P450. Se sabe que el glifosato inhibe las enzimas del citocromo P450″.

“Las deficiencias de hierro, cobalto, molibdeno, cobre y otros metales raros asociados con la enfermedad celíaca se pueden atribuir a la gran capacidad del glifosato para quelar estos elementos”.

“Las deficiencias en triptófano, tirosina, metionina y selenometionina asociadas con la enfermedad celíaca coinciden con el conocido agotamiento de estos aminoácidos por el glifosato”.

“Los pacientes con enfermedad celíaca también tienen un riesgo mayor conocido de linfoma de Hodgkin, que también se ha relacionado con la exposición al glifosato”.

“La incidencia del linfoma no Hodgkins ha aumentado rápidamente en la mayoría de los países occidentales en las últimas décadas. Las estadísticas de la American Cancer Society muestran un aumento del 80% desde principios de la década de 1970, cuando se introdujo por primera vez en el mercado el glifosato”.

“Los problemas reproductivos asociados con la enfermedad celíaca, como la infertilidad, los abortos espontáneos y los defectos de nacimiento, también pueden explicarse por el glifosato”.

PRÁCTICAS AGRÍCOLAS

Los residuos de glifosato en cereales, azúcar y otros cultivos están aumentando probablemente debido a la práctica creciente de desecación de cultivos justo antes de la cosecha, según los investigadores. La práctica secreta e ilegal se ha convertido en una rutina entre los agricultores convencionales desde los años noventa.

Irónicamente, la práctica aumenta los rendimientos al matar los cultivos. Justo antes de que las plantas mueran, liberan sus semillas para propagar las especies. “Se va a sembrar a medida que muere. En su último suspiro, libera la semilla”, dijo Seneff a The Healthy Home Economist

CONCLUSIONES

Según se indica en el Protocolo de diagnóstico precoz de la enfermedad celiaca, ésta puede llegar a desarrollarse por una serie de factores ambientales que todavía están en estudio. Entre ellos el propio estado de salud de la persona, su predisposición genética, la exposición a antibióticos, infecciones o su situación personal. En cuanto a la relación entre enfermedad celiaca y el uso del glifosato, solamente tenemos constancia de este estudio publicado en 2013.

Este estudio explica que el glifosato podría incluirse como uno de los factores ambientales que puedan provocar un desarrollo de la enfermedad celíaca. Los investigadores se han basado en una recopilación de los efectos tóxicos del glifosato en animales, debido a que muchos de los signos y síntomas son similares a los síntomas que padecen los humanos con enfermedad celiaca.

Sería conveniente una mayor investigación de los efectos de dicho herbicida en la salud, observando la relación entre el aumento del uso del glifosato y el aumento de casos de la enfermedad celíaca; además de las similitudes de los síntomas de las pruebas realizadas en animales con la de los síntomas de la enfermedad celíaca.

Lejos de querer crear alarmismo social, nos limitamos a transmitir la información del estudio en el que llegan a la conclusión de la posible relación del uso del glifosato y la epidemia de la enfermedad celíaca. Convendrían más estudios independientes sin ningún conflicto de intereses para llegar a mejores conclusiones sobre los efectos del glifosato en el cuerpo humano y sus posibles relaciones en el aumento de la enfermedad celíaca.

domingo, 13 de octubre de 2019

Sensibilidad química múltiple: qué es, síntomas y tratamiento

RAQUEL LEMOS 11.10.2019
  • La SQM es una enfermedad que provoca muy baja tolerancia a las sustancias químicas del ambiente.
  • Muchos pacientes cuentan que, cuando no se conocía la enfermedad, les decían que se inventaban los síntomas.
Una mujer con una mascarilla puesta. CSABA DELI / PANTHERMEDIA / GTRES
La sensibilidad química múltiple (SQM) es una enfermedad que provoca una muy baja tolerancia a las sustancias químicas existentes en el ambiente. Así, la contaminación normal que puede haber en cualquier ciudad o el uso de lejía para desinfectar un baño son elementos que generan reacciones adversas en las personas que la sufren.

Algunos ejemplos de los elementos más comunes que suelen estar relacionados con la sensibilidad química múltiple son la exposición a productos de limpieza del hogar, pero también los relacionados con la cosmética y la higiene personal (champús, colonias...). Asimismo, las pinturas, disolventes, gasolina, asfalto o tabaco también provocan las reacciones que veremos más adelante. No podemos olvidarnos de los aditivos en los alimentos (colorantes, edulcorantes, conservantes) y los fármacos.

Además de esto, también las personas diagnosticadas con sensibilidad química múltiple pueden sufrir determinadas intolerancias ambientales. La exposición al sol, a las ondas magnéticas de los electrodomésticos o al ruido muy fuerte puede provocar que los síntomas de la SQM aparezcan.

Aunque en la actualidad esta enfermedad es reconocida, hace unos años esto no era así. De hecho, desde la Federación de Enfermedades Raras (FEDER) se comparten diferentes testimonios de personas que la sufren. Una de ellas afirma que "como no se conocía" parecía que se inventaba los síntomas, y es que muchos pacientes han tenido que pasar por la desconfianza de quienes no sabían nada sobre la sensibilidad química múltiple y, por ello, sus síntomas fueron ignorados.

Síntomas de la SQM

Los síntomas de la sensibilidad química múltiple son diversos y los recoge la Asociación de afectados por el Síndrome de Fatiga Crónica SFC y por el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple SQM. A continuación, exponemos cuáles son:
  • Picor de garganta y tos seca
  • Cefalea y embotamiento de la cabeza
  • Mal estado general
  • Náuseas y vómitos
  • Lagrimeo, visión borrosa y picor ocular
  • Vértigo y desorientación
  • Dificultad para respirar
  • Palpitaciones
  • Fatiga.
Estos son algunos síntomas de la sensibilidad química múltiple que, a veces, pueden confundirse con alergias, falta de vitaminas, migraña o gripe. Por ejemplo, una persona que en un espacio determinado empiece a estornudar puede creer que es una reacción normal al polvo o los ácaros, pero no a esta enfermedad.

Por esta razón, es conveniente tener en cuenta algunos consejos para que diagnosticar esta enfermedad sea mucho más sencillo. De esta manera, se podrá informar al médico de lo que ocurre y conseguir que la sensibilidad química múltiple se diagnostique adecuadamente.

¿La sensibilidad química múltiple tiene tratamiento?

El tratamiento de la sensibilidad química múltiple no es más que, como indica la SFC-SQM, "evitar la exposición repetida a los agentes precipitantes". Actualmente, no existe ningún tratamiento específico que pueda ayudar a las personas que la sufren a evitar esa reacción que tienen cuando se exponen a ciertas sustancias químicas.

No obstante, como bien hemos mencionado es conveniente recibir un diagnóstico adecuado para saber cómo prevenir y reducir la exposición a las sustancias químicas. Para ello, hay que tener en cuenta si la sintomatología se produce repetidamente ante la exposición a un mismo agente y si mejora una vez no se está en contacto con él. Todo esto hay que decírselo al médico, además de informarle de cuándo empezaron a aparecer los síntomas que pueden ser varios y no estar relacionados entre sí.

Una vez una persona ha sido diagnosticada con sensibilidad química múltiple es apropiado que tome determinadas medidas. Como indica el Protocolo SQM de Urgencias de la Comunidad de Madrid, en el caso de que haya una reacción al alcohol, en su lugar puede utilizarse povidona yodada, por ejemplo. De igual manera, las botellas de plástico pueden sustituirse mejor por botellas de vidrio. Asimismo, el uso de mascarillas puede ayudar en el caso de tener que estar expuesto a una sustancia química ante la que el cuerpo reacciona.

Con todo, hay que tener presente que la sensibilidad química múltiple es una enfermedad que aparece aún con dosis bajas de una sustancia que es tolerada por el resto de personas. Prestar atención a los síntomas y remitírselos al médico de confianza será necesario para tomar medidas que eviten el malestar y la sintomatología que provoca esta enfermedad que afecta, de manera importante, a la calidad de vida de quienes la sufren.